lunes, julio 22, 2024
ContenidoEl CaleidoscopioFútbol

¿Vendetta española?

Al cierre de esta edición, nuestro Caleidoscopio está expectante para ver y analizar lo que ocurre con nuestra Selección… Ese es un futuro que veremos en próximas ediciones.

De momento, más allá del enfrentamiento con Albania, nos quedamos con lo acontecido frente a Croacia, primero y en el gran partido que la roja protagonizó al enfrentarse a los italianos, después…

Para quienes se ‘enganchan’ al fútbol ahora y no manejan datos sobre la anterior Eurocopa 2021 -algo poco probable por lo que aconteció entonces y porque media España está ‘enganchada’ ya a estas competiciones-, recordar que, precisamente España, entonces, fue eliminada por los italianos en la tanta de penaltis después de un partido igualado.

Y como decimos, a la hora de los penaltis, ellos se hicieron con el triunfo después de que Morata y Dani Olmo, fallaran desde los doce pasos.

Los italianos no ganaban este título desde 1968 y, en esa ocasión, lograron levantar la copa tras derrotar a Inglaterra.

Pero, transcurridos cuatro años, por fin llegó esta nueva Eurocopa que, por esos vaivenes del destino, en la primera etapa, volvió a enfrentar a italianos y españoles.

Como era natural, todo estaba dispuesto para que se viera una defensa a ultranza de la anterior copa europea por parte de los italianos, aunque esa vendetta que va y viene en las diferentes confrontaciones es una palabra que suena fuerte en italiano, esta vez (por así decirlo), quienes la llevaron a la práctica, fueron los pupilos de De la Fuente, protagonizando un partido colosal que motivó las mejores críticas de medio mundo futbolístico.

Pero pensándolo bien, tal vez la palabra vendetta no se sea la apropiada ya que, más que sed de venganza, lo que destacó en ese partido, fue la destreza futbolística española y las ganas de demostrar que seguían con buen pie tras el 3 a 0 frente a Croacia y… de paso, demostrarle, a los italianos, que, sin el incierto destino de unos penaltis, con el juego ofensivo cien por cien y sin tantos adornos del ‘toque’ y ‘toque’, esa era (es) la nueva tarjeta de presentación de los jugadores españoles.

De aquí en adelante -como decíamos, estando a minutos de comenzar la impresión de esta nueva edición- todo puede pasar, pero lo demostrado hasta ahora habla a las claras de que España practica un fútbol que enamora.Vendettas -o no- aparte, quienes lucen la roja, están viviendo una ilusión que ilusiona a todos los amantes del fútbol.