lunes, abril 22, 2024
ContenidoPortadillas

UNOS PERROS…¡INCREÍBLES!

En el último “Campeonato Nacional Militar de Adiestradores de perros” que viene celebrándose, cada año, desde 1987, fuimos testigos de la entrega de diferentes premios a unos perros y sus adiestradores a los que pudimos verles en acción, algo realmente extraordinario por lo que merecen el aplauso al detectar explosivos, alijos de drogas de todo tipo, rescatar vidas bajo los escombros y un largo etcétera. Sin duda, se trata de una gran labor social protagonizada por estos perros… ¡Increíbles!

Efectivamente, un año más, en su sede de El Pardo, se celebró en el Servicio Cinológico de la Guardia Civil el “Campeonato militar de adiestradores de perros”, una competición en la que participan representantes de los tres ejércitos de Tierra, del Aire y la Infantería de Marina de la Armada, Guardia Real, Unidad Militar de Emergencia y Guardia Civil.

Y allí contamos con un gran anfitrión, el Guardia Civil retirado, Tomás Sánchez Blázquez, que durante 46 años y 8 meses estuvo en activo como Guía de Perros “trabajando -nos dice- como operativo con perros detectores de explosivos 40 años y dos años más en otras especialidades”. De esos 42 años, 17 estuvo como instructor preparando a guardias y a perros para “que pudieran trabajar como guías de perros detectores de explosivos en sus destinos”. Este gran profesional, además, como aficionado a la fotografía que es, nos comentó que, asimismo “he realizado las fotografías en los 35 campeonatos nacional militar de adiestradores de perros”, como las imágenes que ilustran estas páginas…

¿Recuerda usted en qué consistió aquel primer campeonato?

“Por supuesto, cada perro, con su guía, tenía que superar tres pruebas diferentes, según el Reglamento… La de obediencia, la de defensa y la denominada Rastro. La primera de ellas consiste en realizar tres ejercicios diferentes: movimientos con el perro al lado y a distancia… Indiferencia a las personas y a los disparos y Salto de obstáculo y recogiendo un objeto,  entregárselo a su guía.”

¿Y la correspondiente a la defensa?

“Consiste en la búsqueda de un figurante cual, si fuera el delincuente objeto de esa defensa,  indicando, a través del ladrido, dónde se ocultaba y ante una huida detenerle mordiéndole. También otra prueba que se trata de situar al figurante a cierta distancia del perro con el fin de detenerlo y además que este debiera soltar la mordida al escuchar la voz a ciertas distancias y guardara al figurante hasta que llegara el guía y lo condujese ante el juez que valoraba el trabajo dando la puntuación oportuna.”

Y por último la prueba denominada Rastro…

Efectivamente y consiste en realizar un recorrido buscando con el olfato la trayectoria que había trazado un figurante con diversos giros y encontrar unos objetos que habría dejado el figurante al trazar el recorrido. He de recordar que cuando se celebró el Segundo Campeonato se buscó el patrocinio del Ministerio de Defensa que fue acogido con entusiasmo por la Dirección General de Relaciones Informativas y Sociales de la Defensa, y desde entonces colabora en los campeonatos. Hasta que se hizo cargo El Consejo Superior de Educación Física y Deportes de las F.A.S del Ministerio de Defensa celebrándolo a partir de entonces en las instalaciones del Polideportivo Municipal de Boadilla del Monte, conjuntamente con el campeonato civil de España del CEAC”.

Tras una intensa competición con 60 participantes entre todas las disciplinas, se celebró la entrega de medallas a los perros ganadores, en un acto castrense, con presencia de altos mandos de los tres Ejércitos , Guardia Real, UME y Guardia civil. Como podemos apreciar, estos increíbles perros aportan una ayuda social enorme que no debería pasar desapercibida nunca ya que, gracias a ellos y a sus adiestradores,  España puede estar orgullosa de los logros obtenidos, en nuestro territorio y a nivel mundial.

                                                                                        ©Bayres/ALGENTE

                                                                              fotos©Tomás Sánchez Blázquez