domingo, abril 21, 2024
ContenidoPortadillas

Sor Lucía

Habla claro en el programa “Todo es Mentira” de Risto Mejide, sobre la noticia de que…

Transcripción literal de sus declaraciones

Ristro Mejide, en su vespertino programa en Cuatro,  planteó un tema normal para la mitad de la sociedad y ‘peleagudo’ para la otra mitad…

Del otro lado de la pantalla con su último y flamante libro en la mano, se encontraba Sor Lucía.

Había que abordar el matrimonio entre dos homosexuales y la postura de ciertos representantes de la Iglesia.

Sor Lucía, como es habitual en ella, inició una reflexión –a modo de respuesta- sin cortarse un pelo.

Entre otras cosas, sin perder su verborragia exquisita y su característica vehemencia al explicarse, fue desgranando una opinión que le salió del alma.

Muchos, tal vez, no se esperaban tanta transparencia de pensamiento al analizar ciertas actitudes negativas a ese tipo de enlaces contando con la presencia religiosa.

Así fue “calentando motores” al expresar (según transcripción literal) que“estos curas han montado todo esto y es una reacción a la decisión de Francisco. Él ha hecho un documento… Ha dicho que se puede bendecir, que se puede rezar, que se tiene que acompañar y ahora este cura está diciendo que no se puede rezar …Supongo que Francisco está dando pasos poco a poco. Él está de acuerdo con esas cosas…”

Ristro Mejide, intervino:

“Es absurdo que no le dejen oficiar su ceremonia como dos heterosexuales … Se ve que son dos personas tan católicas…creyentes…”

Y fue entonces, cuando Sor Lucía pisó el acelerador a fondo:

“Parece ser que este cura diría que está prohibido rezar. Como si alguien pudiera prohibir profesar nuestra fe. Son una pareja que se reúnen, que leen textos, que piden fuerza, que están a favor de la fe, y bueno, hemos alejado a la gente de nuestras comunidades. Que le llamen Sacramento o que le llamen lo que quieran, pero yo creo que Jesús siempre los bendeciría…

Jesús siempre bendice el amor.

Y todas las otras voces que están surgiendo… Bueno creo que ya se cansarán.

Pienso que tienen muy poco trabajo, porque si se pusieran a trabajar realmente… Escuchar, si se pusieran a acompañar a la gente. Escuchar en su dolor, en sus esperanzas, en todo lo que hay que hacer.

Creo que estos curas empezarían a sentir de otra manera. Empezarían a decir otras cosas y no estarían tan ocupados en tantas tonterías.

La verdad es que me da mucha pena. Me parece que son vidas muy pobres. Tan pobres que no hay quien les siga.

¡Me da pena!

Antes me amargaba… discutía. Ahora no, ahora ni siquiera. Quiero poner mis lágrimas y mi corazón en otras cosas, porque tengo muy buenos amigos que son gays.

No tengo ningún problema en decirlo. No tengo ningún problema en presentarlos. A muchos los he conocido al lado del Papa Francisco. Sé cómo les quiere y cómo les acompaña y sé que en la Conferencia Episcopal Española hay una postura… Ayer mismo salía el Obispo Munilla poniéndose de parte de la Iglesia Ortodoxa de Moscú que condenaba lo mismo, y decía que la Iglesia no tiene autoridad para decirle a la iglesia de Moscú que termine con esta guerra cuando la iglesia de Moscú está diciendo que están autorizando las bodas de…  Pues, sabes qué … Que se vayan a la iglesia ortodoxa de Moscú, y que allí se van a sentir mucho más cómodos, con un discurso más totalitario, en lo que lo único que se permite, es condenar.

¿Los que quieran trabajar? Que vayan, que se arremanguen, que se dediquen a bendecir. A bendecir que es Bien Decir. A crear oportunidades y a hacer lo que dice Jesús.

Es una buena noticia para la gente. Que se dejen de estupideces y de gillipolleces. Más claro imposible”.

Tras los merecidos aplausos a Sor Lucía le plantearon una pregunta directa:

¿Cuál es el gremio con más gays?

Y ella, sorprendiendo a propios y extraños, contestó literal:

“En nuestro gremio están dentro del armario. Y no salen. Y después salen con olor a podrido.

Cuando las cosas no se viven con normalidad, se viven con anormalidad. Entonces yo creo que hay que poner las cosas sobre la mesa. Llamar a las cosas por su nombre, y en lugar de ser nosotros porteros del cielo y decir lo que quiere Dios, dedicarnos a hacer lo que hizo Jesús: bendecir a la gente y decir ‘mujer yo no te condeno’ y a ver si todos aquellos que tiran piedras se empiezan a retirar, porque son los que más pecados tienen”.

Habría que preguntarle a Sor Lucía su opinión acerca de la letra de “Zorra”, aunque seguramente -conociendo su talante- sería la primera en aplaudir el “resignificado” que pretenden sus creadores.

Hoy, como hemos visto, quisimos retroceder al momento de aquel encuentro entre Sor Lucía conversando con Risto Mejide. Al hacerlo, pensamos que, después de recordar sus encendidas palabras en “Todo es mentira”, solo cabe añadir que ¡Todo es verdad!