lunes, abril 22, 2024
PersonajesPortadillas

SALVA UN CABALLO

EL ‘antes’ y el ‘después’ de estas bellezas

En todas las épocas del año -y no se imaginan ustedes ¡en verano!-, no solo son abandonadas cantidad de mascotas, sino todo tipo de animales y ¡cómo no! estas bellezas equinas que fueron rescatadas por “Salva un caballo”, Asociación que, solidariamente, les proporciona cobijo, alimento, todo tipo de cuidados y amor.

Algunos ejemplos (recurriendo al “antes” y al “después”, gracias a ciertas instantáneas que ilustran estas páginas), hablan por sí solos.

Hace años estuvimos con Fernando Noailles y su maravilloso equipo para destacar la encomiable labor que realizan brindándoles tanta dedicación a esos animales que piden “a gritos” –por culpa de quienes les han abandonado a su suerte- ser ayudados…

Hoy, volvemos a visitarles porque merecen el aplauso social y todo el apoyo del mundo, principalmente, después de ver en qué estado recogen a cantidad de ejemplares que hoy disfrutan de una imprescindible calidad de vida…  Sí, sí… ¡una calidad de vida! que también merecen los caballos.

Una vez más, vemos que el trabajo de esta Asociación discurre en un ambiente donde se respira afecto, solidaridad y dedicación plena al mundo animal.

Nuestro amable anfitrión, nos recuerda que, al constituirse oficialmente la Asociación ‘Salva un caballo’ “tanto los particulares como los organismos oficiales, tomaron conocimiento de nuestra existencia y, acto seguido, comenzaron a llegarnos denuncias de toda clase y a rescatar, no sólo caballos, sino también todo tipo de animales que, en esta finca, viven en libertad a no ser que estén bajo tratamiento veterinario…” .

Recordad el nombre por cualquier circunstancia que ellos puedan evitar:

‘Salva un caballo’, al lado de quienes lo necesiten y denunciando cualquier tipo de maltrato a un animal noble que merecía y merece contar con este tipo de apoyo.

Desde ALGENTE, sin duda alguna, apoyamos la labor extraordinaria que desarrollan el señor Noailles y el magnífico equipo de su protectora.

                                                                                            ©Bayres/ALGENTE