domingo, junio 16, 2024
Las mil y una de Ruphert

RUPHERT_84

El 5 de marzo es el día del Beato Nicolás Factor, de Valencia, un espíritu que fue muy amigo de Santa Teresa y, según dice la gente que sueña con él, está muy vivo porque se aparece en muchos lugares, y por eso los espiritistas tienen mucha fe en él. Es del año 1520.

El día 17 es San Patricio. Este es un santo que me trae muchos recuerdos porque está en la Catedral de Nueva York y yo iba mucho allí cuando trabajaba en Estados Unidos. En una ocasión le hacían un homenaje a la Madre Teresa de Calcuta y me pilló por sorpresa. Pero a pesar de ir vestido con bermudas, me dejaron pasar. Allí la gente iba vestida con frac y con esmoquin en el último homenaje que se le hizo. Llegué al altar, hablé con ella y le dije que yo era muy amigo de Nora de Liechtenstein, a lo que ella me respondió que era su ahijada predilecta. Me dio un pañuelo que llevaba en la mano y me pidió que se lo diera a mi madrina espiritual. Me dijo: ‘yo no sé dónde está pero tú se lo vas a llevar’. Y mi madrina, que estaba en Cuba y era una vidente muy importante, supo que yo le llevaba ese pañuelo. A mi madrina la llamaban la Madre Teresa de la santería en la Habana. Fue precioso, nunca lo olvidaré.

El día 25, aquellas parejas que quieran tener hijos, tienen que poner 9 vasos de agua a la Virgen María, porque es el día de la Anunciación y haciendo esa ofrenda, es suficiente para pedir suerte en este sentido. Los espiritistas siempre dicen que no es necesario hacer grandes ofrendas, que con un vaso de agua se resuelve.

A mi madrina de Cuba, también la llamaban ‘Chiquitica’; era muy especial y era una gran vidente. Lástima que hace cinco años que falleció, pero ya había llegado a cumplir 100. Acogía en su casa a la gente que no tenía dónde dormir, o nada que comer… Llegó a albergar a cientos de personas.

Estuve viendo los Óscar y me llevé una gran decepción al ver cómo han cambiado los tiempos: el presentador en calzoncillos, las mujeres con transparencias, todas despeinadas que parecía que venían de cocina toda la semana… Me pareció muy ordinario, no creo que viniera a cuento. No vi a ninguna bien peinada. Estoy muy triste porque antes las mujeres se compraban los vestidos para los Óscar. Después hubo una etapa en la que los diseñadores se los regalaban. ¡Ahora, los diseñadores tienen que pagar para que las actrices se lo pongan!

A la única que me alegró ver fue a Jane Fonda, a quien conocí en Buenos Aires y parece que los años no pasaran por ella, va vestida divina, no muestra hombros, el pelo precioso… Siempre me pareció una mujer maravillosa y cuando me enteré que era sagitario como yo, los 2 nos fascinamos. Para mí ella y Sofía Loren son las 2 mujeres que han sabido mantenerse con los años, saben cómo tienen que ir, no se disfrazan, van siempre muy bien peinadas… Las admiro mucho.

A Sofía Loren la conocí en Italia con Fellini y siempre fue una Señora. El resto de las actrices, era para haberles puesto una bolsa de cartón en la cara para ver si adivinabas quién era cada una, porque iban todas horrorosas. Scarlett Johansson, por ejemplo, se ha cortado el pelo y parece una guerrillera… ¿Dónde puede ir con ese pelo? ¡No lo entiendo! Le ha debido influir mucho Sean Penn en sus arreglos porque el vestido que llevaba era de terror, con ese pelo tipo Rociíto… Las mujeres se han vuelto un poco extravagantes; ahora entiendo a Valentino por haber abandonado la moda. Porque estas mujeres de ahora no son estrellas y no hay respeto en la moda… Eso de ir con el culo al aire todas, me parece una vergüenza: Jennifer López, la ex de Cristiano Ronaldo, la cantante Rita Ora… Me parece todo muy vulgar. Demi Moore no iba mal, bueno mal peinada como todas, pero es que hasta Lady Gaga iba mal peinada, con eso lo digo todo.

Parece que se hubieran puesto el vestido, después de recibir el cheque por lucirlo y salir disparadas hacia la alfombra roja. Así lo vi yo. No pude ver la gala completa porque me dio vergüenza de verdad. Yo que he vivido el glamour, con la mujeres maravillosas del mundo, bien arregladas… Diría incluso que estaban mejor las actrices de los Goya, aunque tampoco iban peinadas. Estamos viviendo un momento estúpido y triste.

Como siempre, me despido deseándoles lo mejor, con mi sincera bendición para todos.