sábado, marzo 2, 2024
ContenidoLas mil y una de RuphertPortadillas

RUPHERT 120

Nos encontramos en el mes de la suerte ¡¡Claro que sí!! Un marzo en el que todos vamos a sentirnos mejor porque llegan aires nuevos.

El día 8 tenemos a San Juan de Dios, que nació en Portugal pero a los 8 años se vino a vivir a España. Un día le habló Jesucristo y le dijo que su nombre debía ser ese: San Juan de Dios. Es un santo que hace muchos milagros tanto en Portugal como en España y es el santo de los gitanos. Yo adoro a los gitanos porque en otra vida fui gitana, sí, sí…Veréis cuando hice mi regresión para conocer mis vidas anteriores, llegué a conocer cuatro pero ya no continué porque me hizo mucho daño, incluso a la vista. Pero llegué como digo a descubrir esas 4 vidas anteriores y, en una de ellas -tal cual- fui gitana, en otra Príncipe en otra fui Cura y finalmente vidente. Cosas de la vida que comparto con tantísimos seguidores. En un maravilloso 30 de marzo, en Valladolid, nació San Pedro Regalado que es el Patrón de los toreros, por ello todos los toreros le piden a él.

Bueno, deciros que este mes me voy a Londres donde van a producir un musical en homenaje a Josephine Baker. No sé si participaré ni si contarán conmigo porque como le hice sus últimas pelucas… pero eso sí, me han invitado a asistir a la preparación de tan merecido homenaje. Luego iré a Berlín porque me han invitado a  un  funeral -en la catedral- por María Schell.

Comentaros que me he encontrado en la calle con Marta Ortega, hija del fundador de Zara y el Grupo Inditex, Amancio Ortega. Y a Marta, precisamente, desde mi columna quiero decirle lo que no me atreví a decirle en persona: que tiene unos suegros maravillosos a quienes quiero mucho, Roberto Torretta y su esposa Carmen Echevarría, diseñadores de muchísimo éxito. No nos tratamos mucho pero nos adoramos mutuamente. Me hubiera gustado decirle a Marta la suerte que tiene de tener estos suegros porque “no sabes lo que te van a ayudar”. Ella es puro talento, ha estado en la moda siempre como yo en la peluquería; después conoció a Roberto (que es argentino) y es maravilloso ver cómo tienen mil ideas por minuto… Son auténticos genios. Me dio apuro decírselo en persona, si alguien al leer esta columna quiere, puede decírselo. Ahora que Marta está con Carlos Torretta, se convertirá en una mujer bella.

Y para despedirme ya, quiero decir que he visto en las revistas a Marisol y me ha alegrado muchísimo. La encuentro muy guapa, muy rica y muy linda. Le tengo muchísimo cariño y nunca olvidaré cuando la peinaba: tenía yo 17 años. La he querido toda la vida aunque la traté poco, porque ella se fue a vivir a Málaga y nunca fui su peluquero habitual. Aún así, la peiné en varias ocasiones porque el peluquero que peinaba a la Reina durante 40 años era Fausto (uno de los mejores peluqueros de España, un genio de palabras mayores) y cuando acompañaba a Marisol a algún estreno, me pedía que la peinase yo porque le gustaban mucho mis peinados modernos. Este es un secreto que he guardado toda la vida, pero lo quiero comentar porque le tengo un cariño tan grande, la he querido siempre tanto, que lo tengo que decir. Desde esta columna le mando todas mis felicitaciones por lo bien que ha sabido estar, por lo bien que ha sabido retirarse y por la fantástica mujer que fue cuando yo la tuve en mis manos. ¡Qué simpática, qué guapa! Tengo unos recuerdos de auténtica felicidad. Y verla tan guapa en su querida Málaga, me ha hecho recordarlo todo de nuevo… ¡Qué mujer! Mujer 10…

Mis mejores pensamientos para tanta gente linda que me sigue incondicionalmente…