RUPHERT 105

El 3 de diciembre fue San Francisco Javier, día de mi cumpleaños; el 4, Santa Bárbara, que también lo celebro mucho porque nunca tuve claro si nací el día 3 ó el 4, así que para mí, ambos son muy especiales-; el 13, Santa Lucía, que se le pide por la vista, por lo problemas oculares; el 18, la Virgen de la Esperanza, a ella se le pide por todo aquello que se desea. Es la Virgen a la que más se le pide y a la que más se le ofrenda.

Tengo que decir que desde la muerte de Rita Barberá, estoy tristísimo… Nunca antes había llorado así, ni siquiera cuando perdí a mi padre ni a mi madre. Por Rita Barberá, sin exagerar he llorado una noche entera. ¡Yo no sabía que la quería tanto! Era una mujer que siempre imponía respeto. No la traté en exceso pero desde su muerte estoy muy sensible.

Pero bueno, la vida sigue con sonrisas y lágrimas.

En otro orden de cosas, deciros que nuevamente he estado en París; siempre paso el día de los Santos en el Sacre Care y en la Madelaine, porque hacen un funeral muy bonito para los muertos.

Estoy muy contento porque ya lo han acondicionado de una manera no alarmante. Ya no es aquello tan horroroso que viví con la seguridad tras el terrible momento que vivieron. Ya no hay ese agobio de policía, que parecía que teníamos a Jesucristo enmascarado. Han sido muy inteligentes los que han decidido hacerlo de esta manera; les tengo que felicitar desde España y desde nuestra querida columna.

También he ido a la Almudena que junto con San Isidro, son los 4 lugares donde nunca puedo faltar.

Rosario está preparando un musical de Lola Flores y estoy muy feliz porque la he visto radiante y creo que su madre lo va a agradecer mucho; lo que tendrían que hacer es cantar ellas.

Yo les aconsejo que canten Lolita y Carmen, la hermana de Lola. Aunque ella no quiere cantar, yo le pido desde esta columna de ALGENTE que lo haga: Rosario que dirija, pero Lolita que cante y que haga de Lola.

A Carmen que está muy joven y muy guapa y le va a venir muy bien acompañar a sus sobrinas.

Cuando Lola se me apareció en sueños –algo que ya compartí con vosotros- y me dijo que le pidiera a Lolita que cante, después ella me dijo: ‘yo sé que mi madre ha hablado contigo y estos días estoy pensando en no cantar’.

Pero yo creo que ya se estaba preparando el musical y ella estaba diciendo que no, aunque Lola me dijo en sueños que quería que Lolita continuase cantando.

 Lola estaría feliz porque toda la vida Lola ha tenido en su mente a Lolita. Por supuesto que a Rosario y a su adorado Antonio también, pero quizás sentía que tenía que proteger más a Lolita.

No en vano, sabe que Rosario se maneja muy bien. Es cierto que Lolita también, pero Lola siempre estuvo, repito, muy pendiente de Lolita.

Otra tristeza que siento, esta vez, con Tamara Falcó ¿Por qué? Pues porque  ha presentado su primera colección como diseñadora y se pone esos vestidos de terciopelo cuando es obvio que el terciopelo siempre te suma ¡20 años y 20 kilos! Esto es lo que siempre han dicho los grandes modistos. Unas creaciones que no le favorecen nada.

Yo le aconsejaría a Tamara que no se ponga terciopelos ¡y mucho menos con brillos! A lo mejor a ella habría que diseñarle otra ropa y ella que diseñe para los demás… Es un consejo de estilista.

Y hablando de estilos y de creaciones, deciros que me gusta mucho cómo se está vistiendo la Reina Máxima, bella y elegante mujer que me recuerda mucho a Evita Perón… Y las dos son del mismo signo, Tauro.

Al ponerse la corona, los brillantes, las joyas, los vestidos… La veo como la doble de Evita. Le falta peluquero, eso sí, porque le hacen unos peinados… ¡¡Si estuviese yo ahí!! Pero como tenemos amistades comunes,  que nunca se sabe…

Yo a Máxima la admiro porque siempre está sonriendo. Su estilista es amigo mío y es maravilloso…Aunque, como digo: ¡¡Sólo le falta el pelo…Que alguien la peine como Dios manda!! Aquí está Ruphert, Alteza…para servirle…

Bueno divinos y divinas, me despido de todos con mis mejores deseos para estas Navidades y que, en el nuevo año, después de tantas sombras, sólo nos acompañe la luz…