RICARDO DARIN: “MI MAYOR TRIUNFO FUE EL AMOR”

¡¿Quién le hubiera dicho a Ricardo que habiendo debutando como galán de telenovelas allá por el 87, llegaría a ser lo que es?!

En su carrera, desde aquel culebrón junto a Andrea del Boca titulado “Estrellita mía”, hasta hoy, mucho ha llovido artísticamente.

Hoy día, a la vista está: se ha convertido en un actor que, haga lo que haga, convierte su trabajo en éxito…

No vamos a repasar su andadura cinematográfica que la mayoría de nuestro público conoce, pero sí, vamos a detenernos en su último taquillazo: “La odisea de los giles”, un filme entrañable, que apunta directo a la sensibilidad de los estafados y, cuyo estreno prácticamente coincidió con un casi doble cumpleaños: el de él –nacido un 16 de enero- y el de su hijo, Ricardo Darín júnior, conocido como el Chino Darín, con quien protagoniza su último acierto cinematográfico.

Quienes realizamos “Tu Revista”, en su día –como grupo Bonaprensa, productor periodístico de la revista  Telenovela Semanal-, tratamos con frecuencia a nuestro protagonista en la capital argentina, siendo testigos de la inmensa alegría que vivió (tal como le vemos en foto de archivo) junto a ese hijo tan deseado, hoy su queridísimo Chino con el que ya han forjado y protagonizado –juntos- distintos éxitos en el celuloide, algo que les une –si cabe- aún más.

Un hijo que, al igual que su padre -que siempre apostó por el amor de verdad-, seguramente vivirá este mes el día de los enamorados, junto a su actual pareja: Úrsula Corberó.

Al entrevistar a Ricardo, rescatamos algunos titulares que nos dio y que, como vemos, ratifican su sinceridad  sentimental:

“Mi mayor triunfo fue el amor. Cuando conocí a Florencia cambió mi vida…Fue algo así como un amor a primera vista.”

Ricardo no olvida cómo conoció a la madre de “Chino” y de su también adorada hija Clara:

“Yo estaba tomando un café, ella pasó por la calle del bar y, apenas verla, fui hacia ella y con todo mi arrojo le dije: ‘¡Estoy enamorado de vos y te vas a casar conmigo!’”

Recordar esa confesión de un Darín que no tiene por costumbre prodigarse en declaraciones tan personales y en el mes en el que se celebra el día de los enamorados, es algo que no tiene desperdicio. Sobre todo, viniendo de un actor que conforme sigue subiendo en éxito y popularidad, va mostrando su perfil más humilde y cercano.

…Cuatro meses después, Florencia y Ricardo se casaban y de esto, hace ya 32 años casi, pues ese aniversario lo celebrarán dentro de dos meses, el 18 de abril…

¿Cuál es la clave, Ricardo –más allá de alguna crisis como la que sobrevuela la  convivencia de cualquier pareja- para estar juntos todos estos años? –le preguntamos-

“La clave de todos estos años juntos es respetar nuestras individualidades (…) Florencia me salvó el corazón. Para mí, conocerle, fue lo más importante que me ha pasado y los hijos que me ha dado”.

Recuerda con amor y nostalgia aquellos embarazos, aquellos días donde se convertiría en padre:

 “Días en los que, siempre estuve emocionado, sí y, al mismo tiempo, bastante tranquilo ya que Florencia estaba en manos de un genial ginecólogo: su propio padre”…

Al preguntarle cuál fue, a partir de su paternidad, la mayor preocupación que le embargaba, no dudó en respondernos:

“Que mis hijos crezcan felices en un mundo difícil. A la gente lo único que le importa –con las dignas excepciones- es el dinero. A nosotros nos gustaría que nuestros hijos no sufrieran la insensibilidlad, la violencia que percibimos en el mundo que nos rodea. Nuestra obligación ha sido prepararnos para superar todo eso…

¿Y ese buen humor que no te abandona y esa sencillez apabullante, de dónde sale?

“¡Será por la jovialidad con la que me nutro”.

¿Cómo te sientes, una vez más en España?

“Sólo digo que ¡adoro España y a su gente!”                      

A Ricardo le  preocupa la educación, la inseguridad social, el hambre que aqueja a millones de personas en el mundo entero, tema en el que –cada vez que puede- aporta su conocida solidaridad,  como un hombre que no da la espalda a la cantidad de problemas que aquejan a la sociedad actual. Sobre la educación, por ejemplo, entre otras profundas reflexiones, asegura que “es lo que más me preocupa(…)Es difícil mantener el estado de ánimo y tener una energía positiva, porque las cosas más importantes no pueden ser de hoy para mañana…Aunque mañana todo el mundo coma y todo el mundo tenga vivienda y trabajo, hay un tema: la educación –recalcó- que nos va a llevar mucho tiempo poder reestructurar.”

Como vemos una vez más, se trata de un Darín socialmente preocupado por otro tipo de guiones.

Un actor al que da gusto verle en la gran pantalla y, por supuesto, tratarle -como persona- en las distancias cortas…

                                                                                ©Bayres/ALGENTE

                                                                                fotos©Liliana Cozzi.

                                                                                Instagram-@chinodarin/ @ricardodarinok/

                                                                                Redes Sociales.