PIPI ESTRADA: “¡Píntale la cara al Bayern, Cholo!”

Antes de que rodara el balón en el partido de vuelta de los equipos de Guardiola y Simeone, Pipi nos hacía llegar el contenido de su leída sección…

“¡Píntale la cara al Bayern, Cholo!”

Qué pena que dos personas como Pep Guardiola y Rummenigge, que presumen de ser dos caballeros del fútbol, hayan demostrado que sólo son unos teóricos de esa elegancia.

Sus declaraciones sobre el Real Madrid y el Atlético son censurables.

Intolerable que Rummenigge haya afeado los méritos del conjunto del Calderón cuando dijo:

 “Su juego es muy aburrido”. Un equipo, el rojiblanco, que ha demostrado que tiene orgullo, alma y fútbol.

Vamos a ver si esta temporada el prepotente Bayern –y escribo estas líneas apenas horas antes del histórico partido de vuelta- no hinca la rodilla ante los de Simeone…

Por eso –aunque no sabemos qué suerte nos habrá deparado el destino que separan mi deseo con el nuevo partido-, digo: ¡Píntales la cara, Cholo!

Al leer estas líneas que escribo al cierre de esta edición, día arriba, día abajo, ya  conoceremos resultados, pero lo indudable es que hasta este momento en el partido del Calderón habéis demostrado que sois mejores que ellos.

En el caso de Guardiola, tiene una obsesión enfermiza con el Real Madrid habiendo llegado a tachar a los jugadores merengues de ser sólo atletas.

Estoy convencido de que, tanto el dirigente del Bayern como el entrenador que va a dejar de serlo al final de temporada (tras traicionar al Club bávaro, con el Manchester City), tendrán la respuesta que merecen sobre el rectángulo de juego. Repito: al leer esta sección espero que así haya ocurrido).

De lo que sí estoy seguro es de la gran motivación que experimentaron los dos equipos madrileños: el Atlético para tomarse venganza de aquella final del 74, el famoso gol de Schwarzenbeck y pasarles por encima en esta semifinal de la Champions.

La primera oportunidad fue en el Calderón, venciendo por un gol a cero. 

La segunda (que estará a puntito a la hora de comenzar a circular ALGENTE) en el Allianz Arena.

Pero, sea el resultado que fuere, el Atlético de Madrid habrá vuelto a demostrar a Karl-Heinz Rummenigge que es un equipo superior al suyo y  ( más allá de diversas circunstancias que no se pueden preveer antes de que ruede el balón) le habrá pintado la cara.

Y al Madrid también le ha motivado para ir con más fuerza a por la undécima.

Sea lo que fuere… ¡Basta ya de la arrogancia del Bayern!