domingo, junio 16, 2024
El descuento

PIPI ESTRADA: “He perdido a un hermano” (Gaspar Rosety)

Gaspar Rosety…Mi querido Gaspar…Hace días que ¡ya estás en los cielos!

Desde el pasado 6 de marzo, seguramente, intentando resolver todos esos sueños que aquí no has podido terminar.

Te has ido con tanta prisa que todavía me cuesta asumir tu ausencia. Y además cuando estabas en un momento de plena felicidad personal y profesional.

Como manda el corazón, tus recuerdos y nuestros sentimientos siempre estarán vivos entre nosotros, hermano.

Deciros que mi relación con Gaspar comenzó en Gijón cuando frecuentábamos la misma pandilla de amigos.

Yo estaría entonces por los 15 y él por los 14.El destino nos cruzó y “así”, de buenas a primeras, muy pronto conectamos. En realidad, nos unimos por un chascarrillo. No me olvido que un día, en una charla en medio de un grupo de la popular escalerona de la playa de Gijón, Gaspar se acercó a uno de la pandilla y dijo: ‘este es más travieso que Pipi’. Qué recuerdo…

Por aquel entonces estaba de moda la serie de “Pipi Calzas Largas” por ello aquel instante hizo que la anécdota me bautizara para los restos de mi vida personal y profesionalmente…de allí que ¡¡Con Pipi me quedé!!

Juntos vivimos y sufrimos emociones familiares: Su madre y la mía murieron de cáncer de colon; una desgracia que nos unió todavía más.

Aunque no todo han sido abrazos ya que, en ocasiones, los dos mostrábamos nuestro carácter, pero rápidamente todo se arreglaba abrazándonos como dos niños tras alguna peleílla.

Estoy en esta profesión gracias a Gaspar Rosety.

Tras dejar Radio Gijón y venirse a Madrid para hacer la mili, empezó a trabajar en Radio Intercontinental y cuando fichó por Antena 3 me presentó a García.

…Ahí encontré mi vocación, como la suya. Fuimos pareja profesional. Viajamos juntos a todas partes. Hemos hecho miles y miles de kilómetros: Mundiales, Campeonatos de Europa, Copas de Europa… Todo. Era el narrador perfecto; nació para esto. Lo mamó de su padre Manolo.

Como periodista, como locutor de radio, sobra cualquier palabra. Un número 1. Aquí o en el cielo, Gaspi, tú y yo, siempre estaremos unidos.

Nos volveremos a encontrar, hermano de corazón grande.

Gaspi, hasta pronto.