viernes, junio 14, 2024
ContenidoPortada

PIPI ESTRADA:

“Muy pocos conocen mi perfil más serio”

Pipi Estrada es un todoterreno de la información que igual nos habla de fútbol –siempre con noticias puntuales que marcan diferencias- como motivado por circunstancias personales, se convierte en protagonista relevante de algunos platós, donde los temas tienen otro color, pero, sea como fuere, este profesional nacido el 11 de marzo de 1957 en Gijón, Asturias, desde que debutó en lo que es su fuerte: el periodismo futbolero, hasta ahora, no ha decepcionado.

En ALGENTE, dentro de la tan leída sección de ‘El Remate’, tiene su propia columna y ahora, en el mes de la navidad, en el umbral de un nuevo año, nos permite fotografiarle vestido de Papá Nöel, sobre el que, con una amplia sonrisa, ocurrentemente nos dijo:

Cuando Papá Nöel llegó a España, yo tenía 19 años.

Más allá de su habitual desparpajo, en el encuentro que mantuvimos con Pipi Estrada, pudimos adentrarnos, como ser humano, en su parte menos conocida. Tanto es así que al ir planteándole diferentes preguntas (muchas de ellas comprometidas), subrayó:

Muy pocos conocen mi perfil más serio…

¿A quiénes no les dejarías ningún regalo en estas Pascuas?

Este mes, si yo fuera de verdad Papá Nöel, no les daría ningún regalo a todos los que hacen trampa sin escrúpulos en la política, sin pensar en los ciudadanos que los votan.

¿Y a quiénes, les harías un regalo muy especial?

A todos los niños que están sufriendo una guerra injusta y cruel siendo los más inocentes.

Las navidades salen caras: alguna vez ¿no llegaste al final de mes navideño?

La vida está cara, no solo las navidades y claro que ¡me cuesta! y por eso, muchas veces…no he llegado al final de mes, pero, a pesar de ello, no abandono jamás mi personalidad de luchador.

De los Reyes, no los de Oriente, sino los de Zarzuela: ¿ qué nos dices ?

Es una bendición para este país, todavía llamado España, tener una monarquía tan real, tan austera y tan bien preparada. Soy muy monárquico porque nos representan con mucha responsabilidad y honestidad.

Su padre deseaba que Pipi estudiara ingeniería industrial y, con esa idea, nuestro protagonista llegó a Madrid donde compaginó los estudios con su trabajo como disc-jockey, así, por ejemplo -allá por 1975- mostró esa actividad con éxito en la discoteca Cerebro, en los bajos de la calle Princesa que fue entonces icono de la movida madrileña. ¡Y allí estaba Pipi, ambientando las noches de esta discoteca de moda!

En aquellos años no imaginaba que la pregunta que sigue tendría sentido el formularla y menos aún planteársela a él:

¿Opinas sobre la amnistía?

Lo que hemos vivido con la investidura aprobando una amnistía por intereses personales, es un hecho histórico en nuestro querido país…Solo rezo para que no pase nada grave.

Y acerca de la nueva y cruel guerra, ¿qué reflexión nos dejas?

Es una reflexión de mucha tristeza, de mucha deshumanización. Es una pena que en los tiempos que vivimos y con todo lo que avanzamos en muchas cosas, que demos tantos pasos atrás con tantas muertes innecesarias. Lo de Ucrania, Gaza, Israel y Palestina es algo incomprensible. Siento una gran frustración como ser humano, no puedo con tanta crueldad y con tanta injusticia.

Su padre falleció cuando Pipi tenía veintidós años y él debutaba en Radio 80, cuando su amigo Gaspar Rosety (que fue quien le apodó Pipi) le facilitó un puesto en el programa de José María García, realizando una ponderable labor periodística desde 1983 hasta 1994.

Más tarde fue jefe de Deportes de Onda Cero. Después, en la Cope, destacó presentando y dirigiendo ‘El banquillo’, hasta que se incorporó a la plantilla de Punto Radio y al programa ‘El mirador del deporte’, junto a Joaquín Ramos Marcos y a Josep Pedrerol.

Ya que su biografía nos recuerda aquellos años de encuentro con Pedrerol, se nos ocurrió preguntarle, tras su reciente regreso a El Chiringuito:

¿Qué tal jefe es Pedrerol?

Josep es un jefe que exige al mismo nivel que se exige él a sí mismo. Ejerce con mucha responsabilidad su cargo.

¿Y cómo es como persona?

Josep en las distancias cortas es muy humano. Le conozco hace muchos años y le considero un amigo al que tengo un afecto muy especial. Como jefe le respeto y admiro. Tiene un gran valor el formato que ha inventado con El Chiringuito.

¿Volviste a El Chiringuito con alguna condición?

La única condición, que nadie me ha impuesto, es que sea responsable con mi información y honesto con la audiencia que nos sigue. Esa condición me la pongo yo mismo porque no quiero defraudar.

¿Te atreves a decir qué le falta o qué le sobra a El Chiringuito?

A El Chiringuito no le sobra ni le falta nada, es un programa que tiene alma y contagia con su pasión a muchos aficionados. El Chiringuito es una medicina muy saludable cuyo vehículo es el fútbol.

Has vuelto a Atresmedia y también estás en Mediaset los fines de semana en el programa Fiesta, ¿qué tal compaginas todo?

La verdad es que estoy muy contento, muy agradecido a la directora de que me haya recuperado después de que desapareciera Sálvame con un voto de confianza que me han dado y, por ello: ¡estoy muy agradecido! Noto que me respetan y me valoran, lo cual es muy importante para mí. Agradezco participar en el programa Fiesta con su directora y los buenos compañeros que tienen un trato muy agradable conmigo. La vida me va bien en ese sentido.

Y dinos, Pipi: mientras hay jovencitos que ya pintan como futuros astros del fútbol ¿qué nos dices de esos otros niños: los de la guerra?

Cuando antes hemos hablado de a quienes les haría un regalo muy especial, he dicho que esas pobres criaturas son los más inocentes de esta guerra tan cruel…Para mí, los niños de la guerra son mis héroes contemporáneos. ¡¡Si yo fuera el dueño del mundo acabaría con el llanto de los niños producido por la guerra!!

Refiriéndonos a ‘otro tipo’ de guerras, nos gustaría saber qué opinión tiene Pipi Estrada sobre el independentismo catalán…

El independentismo es una opción que tienen los catalanes… Es respetable desde la libertad, pero sin hacer trampas y con todas las consecuencias, aunque pienso que no sería bueno ni para ellos, ni para España. Es una opinión personal.

En caso de prosperar esa independencia: ¿piensas que el Barça dejaría de jugar en nuestra liga? ¿Y eso te lo imaginas como un caos económico deportivo?

Si prosperase la independencia en Cataluña, por supuesto que afectaría al Fútbol Club Barcelona, que nadie tenga ninguna duda.

Como verán nuestros lectores, por el tipo de encuentro que mantuvimos con nuestro invitado, hemos pretendido que con la sinceridad que nos demostró, pudiéramos conocer su otro perfil: el que nada tiene que ver con cualquier tipo de frivolidades y de oportunismos televisivos.

Las preguntas sobre demandas y contrademandas, en relación con sus antiguos amores, romances, amoríos o ligues, las dejamos en el baúl más lejano para abrir otra perspectiva, la del Pipi sin clichés ni ‘trajes hechos a medida’ para el debate fácil y rosa.

Antes de despedirnos agradeciéndole su manifiesta sinceridad, también quisimos saber si…

¿Le preocupa el paso de los años a Pipi Estrada?

Soy muy coqueto y respeto la vejez luchando contra ella con ayuda de la medicina estética con retoques muy sutiles. El tiempo ganará la guerra, pero yo le voy a ganar muchas batallas.

¿Eres melancólico?

Soy más nostálgico que melancólico. Añoro muchas cosas del pasado, como a mis padres, que fueron mis únicos ídolos y me dejaron una herencia de buenos valores. No me dejaron casas ni buenas cuentas corrientes, pero me dejaron la mejor herencia que es la de los buenos valores.

¿Qué cosas de este mundo te producen tristeza?

Lo que más me produce tristeza y a la vez impotencia es la cantidad de cosas inhumanas que ocurren en el mundo.

¿Y alegría?

Cuando veo prosperidad y la gente está tranquila me produce mucha alegría.

¿Aceptarías dedicarte a la política?

No podría ser político nunca porque sería incapaz de engañar a la gente humilde.

En caso hipotético de que fueras un político importante: ¿cuáles serían las medidas prioritarias que te gustaría cristalizar?

Si tuviera el poder por un día lucharía por acabar con el paro.

¿Qué es lo mejor de la España de hoy?

 Su historia y su gastronomía.

¿Y lo peor?

¿Lo peor de nuestro querido país?: Sus políticos… ¡En estos momentos no tenemos líderes de verdad!

¿Y cuál fue la peor etapa de tu vida?

La peor etapa de mi vida la viví con la muerte de mis padres que fallecieron en un año los dos, nos contestó y, señalando el traje de Papá Nöel con el que posó para nosotros, nos dijo con profunda tristeza:

Cómo no acordarme de Papá Nöel… A mi madre la perdí una Nochebuena.

¿Alguna otra etapa que tú consideres como… ‘la mejor’?

Mi mejor etapa la viví cuando entré en la radio como reportero y viajaba con el Real Madrid, el Atlético de Madrid y la Selección española cubriendo los campeonatos del mundo, los de Europa, Champions, etcétera. Fue una etapa muy feliz para mí.

Pipi Estrada, un fenómeno que, allá por donde pasa, deja huella.

                                                                           Entrevista y fotos:

                                                                     Julio Bonamino/Liliana Cozzi

                                                                        Coordinación: Nuria Santero

                                                                                ©Bayres/ALGENTE