sábado, mayo 25, 2024
El túnel del tiempo

Mundial del 78 en Argentina.

Aquel mundial de Argentina 78 dio la vuelta al mundo más que nunca por la gran rivalidad de los dos finalistas: Argentina y Países Bajos, muy conocida como “La naranja mecánica” que plantó cara a la albiceleste pero que, tras empatar 1 a 1, en el tiempo complementario, perdió por 3 a 1, algo que estaba deseando el gobierno de facto del país rioplatense porque -hagamos memoria-, Argentina estaba gobernada por una criticada dictadura que había dado lugar a que el grave, lastimoso y lamentable tema de los desaparecidos fuera primera página y motivo de condena mundial, de ahí que llamara mucho la atención que los militares dictadores  consiguieran la organización de aquel mundial que, si bien no tuvo a figuras como la de Maradona (entonces tenía 17 años), sí contó con delanteros como Mario Kempes que hizo honor a su apodo de ‘El Matador’ con dos goles históricos.

Y ahí, precisamente en esa final, nació la inmensa rivalidad de holandeses y argentinos, por eso fue más que notoria cierta hostilidad al volverse a enfrentar en el reciente mundial de Qatar y hoy, los aficionados más jóvenes que lean estas líneas, podrán interpretar con mayor argumento esa por momentos agresiva confrontación que las dos escuadras dejaron en evidencia durante el encuentro que permitió que Argentina fuera semifinalista.

En las fotos exclusivas realizadas por nuestra compañera Liliana Cozzi, presente en aquel mundial como enviada especial, apreciamos la alegría de los argentinos tras la victoria que salieron a dar rienda suelta a su alegría por las calles de Buenos Aires, una victoria que incluso quedó patente en ciertas pintadas irónicas e irrespetuosas en las que podemos leer que “las vacas son holandesas, los toros argentinos”.

Un Mundial, el de “el gauchito” que desde aquel 1978 dio nacimiento a esa sed de revancha que venía ‘cabalgando’ desde entonces y que, en la próxima cita de los Estados Unidos, seguramente -en caso de que el destino decida cruzarles- propiciará que holandeses y argentinos vuelvan a protagonizar un partido de alta tensión. En cuatro años, lo sabremos…

                                                                                      ©Liliana Cozzi/Bayres/ALGENTE

Reixach y otros deportistas comprando souvenirs (ponchos) en el Mundial del 78