lunes, abril 22, 2024
ContenidoPortadillas

Laura de Chiclana

una laureada corresponsal de guerra, que ama la paz.

El trabajo de la joven corresponsal de guerra Laura de Chiclana, ha venido recibiendo por parte de quienes la vieron en los informativos de Mediaset, todo tipo de halagos por su impecable labor ya que, como Mujer con Mayúscula, y como periodista, sorprende por su hilo informativo desde los propios focos bélicos sobre los que informa.

Una joven que no debutó como corresponsal de guerra en Ucrania, ya que anteriormente estuvo con parecido perfil profesional en Venezuela, Colombia y la isla de Lesbos, durante la crisis humanitaria de 2019.

Sin amilanarse en lo más mínimo por la cercanía de la muerte, informando en ocasiones con un casco de guerra sobre su cabeza, la labor de esta intrépida reportera, trascendió cantidad de fronteras llegando a recibir todo tipo de comentarios como antesala de diferentes distinciones y premios como el que, en su día, mereció de la Asociación de la Prensa de Madrid por ser considerada la Mejor Periodista joven, momento que recordamos con una de las imágenes que ilustran estas páginas, donde la vemos -gracias a una fotografía de Martín Berrocal, fotógrafo de la APM-, junto al alcalde de Madrid, Luis Martínez-Almeida y a Juan Caño, presidente de la citada Asociación.

La reportera Laura de Chiclana Benjumeda, de 28 años de edad, colaboradora de Mediaset, asimismo, se hizo con el galardón de Mejor Corresponsal español dentro de los reconocimientos internacionales del Club Internacional de Prensa quien, destaca de ella:

“Laura de Chiclana es ya un rostro habitual en Telecinco y Cuatro. Durante más de un año ha contado en directo ante las cámaras la guerra en Ucrania, país al que llegó movida por su vocación periodística”.

Nuestra protagonista de hoy en ALGENTE es, como se llegó a decir:

“Uno de los rostros más expresivos en acercarnos la evolución del conflicto armado. Ejemplo de periodista freelance, joven, valiente y vocacional”.

Pero qué mejor para saber cómo piensa, qué siente y qué emociones ha manejado esta joven durante su dura y arriesgada experiencia profesional, que recurrir al propio canal que tuvo el acierto de ficharla, quien nos brinda una emotiva conversación que otra profesional de la Casa: Irene Vargas Rodríguez (Telecinco.es), mantuvo con Laura para conocer un poco más a esta Mujer que, por su minuciosa información sobre la guerra de Ucrania, ya es ejemplo para las jóvenes generaciones que han abrazado esta apasionante profesión…

Como recuerdan en la citada entrevista “Laura de Chiclana recibió la propuesta de informar desde el frente de batalla de la última hora del conflicto con Rusia y así fue como la andaluza emprendió camino hacia una experiencia que marcaría su carrera”.

Pasados ocho meses de su estancia en el foco bélico, Laura no ocultaba sus primeras emociones en el mencionado reportaje del cual extraemos algunas de las comillas más importantes:

“Sé que puedo morir, pero no me arrepiento». Ahora, un año después, frente a nosotros está una Laura igual de decidida, pero más consciente de los riesgos. Han sido los golpes de la vida, y la guerra, los que le han dado ‘guantadas de realidad’.

Concretamente, lo hizo la muerte de uno de sus compañeros en Ucrania. La periodista y su cámara, Mariano Burattini, hicieron un grupo de amigos (…). Lo que no imaginaba es que uno de ellos, Chris Parry, muriese en terribles circunstancias:

«Fue ejecutado», asegura.

La sevillana no puede evitar emocionarse al recordar cómo vivió su pérdida y todos los pensamientos y miedos que vinieron con ella.

«Me planteé si regresar o no a Ucrania», confiesa Laura.

La corresponsal, con la perspectiva del tiempo y de golpes como el de Chris, ve más cerca el peligro…

«Te sientes un poco invencible, pero me di cuenta de que me puede pasar a mí también (…) Me ha dado todo un vuelco, y más viendo que aparecen ahí las ventanas de lo que fueron nuestras habitaciones».

Detrás de su franca sonrisa que podemos apreciar en algunas de las instantáneas, imaginamos a una mujer que ha tenido el arrojo de informar desde el epicentro de una guerra cruel que ha dejado tanta pe   nuria, tanto desconsuelo, tanta barbarie, tanta sangre, tanta muerte y que ella -con miedo, pero con valentía- ha controlado su ansiedad para entrar en millones de hogares sin que su verbo temblara a pesar de la cercanía de las bombas.

No podemos decir que sea una mujer ‘¡de armas tomar!’ aunque, más allá de la frase hecha, sí que lo es… mostrándose como una profesional enorme, informando sobre una incomprensible guerra, desde el ojo crítico de una mujer que ama la paz, mientras las armas las toman, las empuñan quienes jamás olvidarán las terribles secuelas que dejan en vencedores y vencidos estos inauditos conflictos irracionales.

                                                                                               ©Bayres/ALGENTE/Telecinco

                                                                                                fotos©Mediaset/Martín Berrocal/APM