lunes, abril 22, 2024
ContenidoEl túnel del tiempoPortadillas

LA EMOTIVA POESÍA DE LOLA FLORES A SU MADRE

“No quiero que se olvide este día, madre, como ninguno de los días que pasamos a tu lado…”, decía Lola Flores después de haber leído durante una gran cena ante toda su querida familia, un verso escrito por ella que, emocionada, dedicó a Doña Rosario, su madre.

Un momento como en el que pocas veces estuvo todo el clan Flores reunido y del que fueron testigos los autores de esa exclusiva que tanto impactó en los kioscos de las revistas del colorín, firmada por quienes hoy “comandan” ALGENTE.

A pesar de su avanzada edad (ese día celebraba su 86 cumpleaños), doña Rosario –madre de Lola y de Carmen Flores-, rió y bailó como la que más ante la admiración de todos sus nietos allí presentes: Antoñito, Lolita, Rosario (por parte de Lola) y Mary Carmen, Isidro y Paloma, los hijos de Carmen.

En este mes en el que se celebra el Día de la Madre, recordamos gracias a nuestro infalible “Túnel del Tiempo”, aquella poesía que La Faraona escribió de puño y letra y que, con lágrimas de emoción, leyó delante de su queridísima madre y de su amada familia que hoy, seguramente, al recordar aquel momento, volverán a emocionarse.

 

A MI MADRE

Por Lola Flores                                                                               ©Bayres/ALGENTE

Fotos©Liliana Cozzi

Esta mañana me desperté llorando

recordándote, madre:

tan joven, tan erguida, tan graciosa,

tan orgullosa de tu imagen.

Y en ti, madre,

he visto la espalda de la vida

la derrota

el no poder valerte por ti misma

tan llena de tristeza,

tan sumisa

pero cogida a tus riendas todavía

una rienda sin poder controlarla

que se te van escapando, cada día;

que quiere sujetarla y ya no puede

¡qué pena tengo, madre mía!

No poderte quitar lo que tú tienes

y darte a cambio lo que tú tenías:

que era la fuerza, el alma,

la alegría

la risa, los vestidos y tu coquetería

y ese acento andaluz

tan lleno de talento

y ese saber estar, que tú tenías…

¡Por eso me desperté llorando, madre mía!

Te ví  tan joven

con la gracia en los labios

amando tanto a mi padre

al que tanto querías

que las lágrimas brotaron

en mis ojos…

Porque en ti veo la espalda de la vida

por eso me desperté llorando

por todas estas cosas de la vida.

Y pido a Dios que nos dure cien años…

¡Porque te querremos siempre!

…Madre mía.

Tus hijos, tus nietos,

Tus amigos, y toda la familia…

         

 

                                                                             Fotos©Liliana Cozzi/Archivo