sábado, mayo 25, 2024
El CaleidoscopioFútbolPortadillas

¿Jugadores con sobrepeso?

“¡No, gracias!”

‘Los árbitros también se lesionan’, decíamos en nuestro anterior encuentro, adentrándonos en un tema que, para el común de los lectores, no es lo más corriente, de ahí nuestro interés.

Por eso hoy y siempre gracias a nuestro imparable Caleidoscopio, esta nueva cita nos conduce hasta otro tema poco habitual pero que, inevitablemente: cae “por su peso”.

Nos referimos a jugadores profesionales, con nombre y apellido que, no solo han trascendido por su buen hacer dentro del deporte rey, sino que, precisamente, lo han hecho -desafortunadamente- por tener un físico con unos cuantos kilos de más.

Comencemos por recordar el caso de Joris Gnagnon, que, tal como señalan las noticias que sobre él se vertieron, “el Sevilla rescindió su contrato por mostrarse con un sobrepeso alarmante en un considerado futbolista de élite”. Un despido ‘anunciado’ que contó con el pronunciamiento favorable de la justicia, al no mantener, como se falló: un peso adecuado para la competición.

También, dentro de una lista de jugadores profesionales con estas características, se menciona a Cassano quien, estando en el Real Madrid, admitíó que comía “ del bote y a cucharadas cinco kilos de Nutella al mes”. Un dato más que empalagoso…

El repaso -con datos irrefutables- que, en su día, sobre este tema, se hizo público, incluyó también el nombre de Wayne Shaw, el portero gigante, suplente del Sutton United:

“Probablemente, con sus 120 kilos, el caso más destacable de todos los sobrepesos… En el año 2017, tal como trascendió a la prensa generalizada,  se comió un bocadillo en mitad de un partido de la FA Cup frente al Arsenal”. Después de una investigación por haber sido protagonista de casos parecidos, Shaw fue despedido.

También existen comentarios publicados acerca de algunos jugadores que no solo iban a caer en picado por estar gordos, sino porque bebían todo tipo de alcohol y a todas horas.

Vamos a incluir otros casos de natural sobrepeso, que no dejaban de llamar la atención en cada partido, tal el caso -por ejemplo- de Adebayo Akinfenwua, que fue señalado como un jugador “crecido en carnes” por sus más de cien kilos.

Otro caso fue el del jugador brasileño Adriano. Sobre él, en su día, al no ser convocado, se publicó la noticia bajo el siguiente titular: ‘Adriano necesita perder peso ¡así no puede jugar!’…

Fue la decisión del entrenador del Corinthians, que, le dejaba fuera de un partido trascendental para el club, por su exceso de peso ya que, según se comentó oportunamente en Brasil, rondaba los 106 kilos.

Y qué no decir de Ronaldo Nazário que en su retiro pesaba 112 kg. pero no por la alimentación, sino por un problema con la glándula tiroides, que ya había sido explicado por los facultativos cuando él lucía la camiseta del Milán.

La lista que sigue y sigue, la dejamos para otra ocasión, pero no les quepa duda que, por los nombres y apellidos que la componen, tiene un enorme ‘peso’…