JOAQUIN PRAT

“TUVE QUE PERDER A MI PADRE PARA DARME CUENTA DE LO QUE ERA LA VIDA”.

Nos recibe Joaquín Prat, periodista que entró definitivamente en los hogares españoles por su inestimable presencia en el programa de Ana Rosa Quintana y, de un tiempo a esta parte, quedándose definitivamente en “el salón de casa” por la forma que tiene de comandar ‘Cuatro al día’ que, tarde a tarde, se ha ido ganando a una teleaudiencia ávida de fórmulas periodísticas bien informadas y con el “gancho” de la educación, sobriedad profesional y buen hacer de nuestro protagonista…

Su simpatía y cordialidad, invitan al diálogo y mucho más, apenas iniciado el año, con tantos temas ‘arriba de la mesa’ que afectan a la sociedad en la que nos movemos todos.

Qué curioso –comenzamos diciéndole- y cuántos años han pasado entre dos Prat: tu padre que popularizó (además de su inmensa trayectoria) aquel “¡A jugar!” y tú, cada día más popular, con una frase que va camino de popularizarse también, el: “¿Cuídese!” con el que acabas tus entrevistas… Y vaya que hay diferencia entre esos dos conceptos: ‘jugar’ y ‘cuidarse’.

¿Sirve de algo Joaquín cuidarse cuando hay tanto irresponsable que no cumple con las restricciones?

Sirve para protegerse a uno mismo y a todas las personas a las que quieres. Lo que hacen los irresponsables es hacer gala de una enorme insolidaridad porque si no quieren pensar en ellos mismos, al menos que piensen en la gente a la que quieren. Todos ellos seguramente tendrán personas a las que no quieren perder y por las que se preocupan y deberían pensar más en ellos.

Gran parte de la juventud piensa que el paso de los años no existe para ellos…

Efectivamente. Nadie es inmortal a pesar de que los jóvenes muchas veces tengan esa impresión. Yo creo que esta  generación de jóvenes es tremendamente responsable y muy preparada, por tanto: no podemos permitir que unos pocos emborronen la imagen de nuestra juventud.

La responsabilidad en los tiempos que corren…

¡Es fundamental! Pero, también hay que decir que irresponsables hay de todas las edades… En algunos casos tienen incluso un perfil delincuencial, es decir: están acostumbrados a vivir al filo y ese comportamiento no lo frena una pandemia. Yo digo que quien quiera ser irresponsable, firme un documento de descargo a la sanidad pública para no recibir atención cuando, producto de tu comportamiento irresponsable, tengas que ir a un hospital a recibir asistencia de toda la gente que sí está concienciada y que se la juegan a diario. Me parece una falta de respeto a todos aquellos que están trabajando por preservar la salud pública.

Cumplís un año con tu ‘Cuatro al día’ haciendo un impecable trabajo periodístico ¡Y pensar que ibas para economista!

Yo iba para economista porque aún no había encontrado mi motivación y mi padre me dijo que no estudiara periodismo, que estudiara una carrera de verdad… Pero nada más empezar me di cuenta que mis pasos profesionales no iban por ese camino. Cuando falleció mi padre, el bofetón de realidad hizo que pusiera los pies en la tierra, fui consciente de que quedaba yo como cabeza de familia y que se acabó perder el tiempo y hacer el tonto. Tuve que perder a mi padre para darme cuenta de lo que era la vida y lo importante que es tener las cosas claras en esta vida. Abandoné económicas, empecé periodismo y la carrera fue un trámite, porque yo lo que quería era ponerme a trabajar. En el último verano de carrera fue cuando empecé a trabajar en la Ser, como becario. Aproveché una beca de 3 meses y tuve la enorme suerte de que cuando terminó me ofrecieron quedarme.

Joaquín recuerda a su padre cada minuto…

Ya hace 25 años que murió mi padre y todavía hay gente que me echa en cara que yo estoy ‘enchufao’… Especialmente por redes sociales… A esa gente lo mejor es responderla con el trabajo, el esfuerzo y día a día. Afortunadamente tengo ya 21 años de vida laboral ininterrumpida. Soy persona agradecida, porque lo único que me da estabilidad -aparte de mi familia- y que me salva de ser una persona inaguantable (que aún así a veces lo soy): es el trabajo… No concibo no trabajar.

Mezclas la humildad del ‘mérito propio’ con el agradecimiento…

La humildad es lo primero pero, sea como fuere, lo cierto es que: Todos los días -camino al trabajo-, doy gracias por tenerlo… ¡Todos los días!

Lo dice de verdad; no hay más que ver la sinceridad que irradia en cada uno de sus comentarios televisivos, no pocas veces, rayando la valentía.

Mi padre siempre me decía: “esfuerzo, constancia, trabajo, sacrificio… la recompensa siempre llega”. Y aunque a veces lo dudas, al menos en mi caso personal, la recompensa siempre llega. Tenía razón mi padre. Lamento no haber tenido tiempo para recibir más buenos consejos de él. Sin embargo, el haberlo mamado, haberlo vivido en casa, haber sabido desde siempre lo que era este medio y ver cómo se comporta alguien que tiene una dimensión pública muy grande y cómo hay que gestionar la popularidad, ha hecho que intente imitar lo que he visto en mi padre. Uno de los mayores premios de mi trabajo es el cariño de la gente.

¿Eres consciente de la importante labor que desempeñas abordando con tanta veracidad el tema Covid?

No sé si veracidad o no, porque cuanta más  pandemia, más desconcertado estoy respecto a algunas cosas. Hay otras que las tengo claras porque son evidencias científicas y no admiten cuestionamiento. Pero intento hablar con el lenguaje de la gente corriente, opino con libertad, muchas veces me equivoco y otras veces acierto, pero que digo me sale de las tripas, surge en el momento y lo suelto como me ha venido. Soy muy vehemente y quizás lo expreso con mayor claridad.

¿Y tu acercamiento profesional con el fútbol es algo ‘aparcado’ o ¿tienes proyectos en ese terreno?

Me encantan todos los campos de la comunicación. Me he criado periodísticamente en un magazine que abordaba todos los asuntos: política, actualidad, sucesos, deportes, corazón… Si eres periodista tienes que saber de todo y adaptarte a la circunstancia que te toque. Lo del Carrusel fue una experiencia preciosa pero me sirvió para darme cuenta que nada es lo suficientemente importante como para renunciar a tu vida familiar.

No disimula su inmensa felicidad al hablar de sus hijos: “Tengo 3 que no son biológicos y con Yolanda tengo al pequeño de la familia. ¡Cuatro varones! Con mis hijos me he esforzado por hacer todo aquello que mi padre no hizo conmigo por diversas razones. También es verdad que era otra época, que mi padre era bastante más mayor que yo, pero con mis hijos hago de todo. Les he enseñado a esquiar, a navegar, todo aquello que mi padre no pudo hacer conmigo. Ahora me salva el pequeño que, con 5 años, está entregadísimo, me tiene totalmente loco y conquistado. Con los mayores, tengo que esperar a que vuelvan a querer estar con los padres, porque ahora lo que les apetece son las novias y los amigos. Tengo una ventaja, porque ahora tener un padre popular, mola. En mi época era un motivo para que te diesen collejas.

Casi todo el planeta en crisis: la que ya venía arrasando y después con el virus…

Creo que nos vamos a dejar en el camino a mucha gente que venía ‘tocada’ de la anterior crisis y que lo va a tener muy complicado para recuperarse. Deben ser esos a los que tenemos que recuperar… A los que ya estaban en riesgo de pobreza o de vulnerabilidad y a los que están en ese mismo riesgo ahora.

¿Qué nos dices del paro, como mayor consecuencia de..?

Que es algo que me preocupa muchísimo ya que el paro, me preocupa la ruina económica y me preocupa el panorama que vamos a dejarle a nuestros hijos… La tasa de paro juvenil que va a ser pavorosa y que es una de las más altas de la unión europea… Me preocupa el país que vamos a dejar a las generaciones que vienen por detrás de nosotros. Y me preocupa que no aprendamos la lección respecto a aquello en lo que de verdad se tiene que invertir.

¿Te pronuncias sobre la sanidad y la educación?

Sin duda: Hemos descuidado la sanidad y la educación. Me preocupa hacer viable un país tan maravilloso como España y el futuro de las nuevas generaciones.

Tu padre nació un 27 de abril y tú un 17 del mismo mes… Por los pelos no sois del mismo signo ¿Qué recuerdos tienes de él?

Su pasión por la familia. Adoraba su trabajo pero cuando cruzaba la puerta de casa, sólo existía su familia. Esas lecciones que daba sin darse cuenta y que yo veía cada día, son los mejores recuerdos.

¿Lo mejor de tu niñez?

Los veranos en Mallorca.

¿Y de tu adolescencia?

¡De mi adolescencia no rescataría absolutamente nada! Creo que es el periodo de la vida de una persona más complicado: Te pones feo, tu cuerpo se está reajustando, sólo piensas en ti mismo, no entiendes nada ni atiendes a razones… Es un periodo casi para borrar.

A tu juicio: ¿Qué importancia le das a los pilares educacionales del hogar?

Lo fundamental es que haya respeto en el núcleo familiar, respeto entre los progenitores, respeto por los demás y que transmitas el respeto -que todo el mundo se merece- a tus hijos. Y la importancia de luchar por lo que uno verdaderamente quiere, sabiendo que muchas veces no es fácil conseguir las cosas y en ocasiones, no las consigues.

¿Qué crees que le falta a la juventud española de hoy día?

Que crean más en ellos, que les den más facilidades para decidir su futuro.

¿Te hubiese gustado vivir la España de otra época?

No. A mí me gusta la época que me ha tocado vivir.

¿Firmas alguna máxima que pertenezca a tu perfil humano?

Una de mis máximas es ‘prohibido prohibir’. Me da la sensación de que en los últimos años nos hemos dedicado a prohibir absolutamente todo, nos convertimos en ignorantes. Está todo prohibido, todo regulado… No nos dejan respirar…

¿Lo mejor de España y de los españoles?

Los españoles… La ciudadanía siempre va un paso por delante de nuestra clase política. Y lo peor es nuestra clase política. Tenemos los políticos más mediocres de toda la historia de nuestro país. Quizás puedo salvar la política municipal que sigue poniendo la política al servicio de los ciudadanos.

¿Crees que saldremos de ‘esta’ Joaquín?

Saldremos de esta por lo que siempre salimos: por la ciudadanía, por la gente, por el pequeño empresario, el autónomo, el asalariado, el funcionario, por los que trabajan en ONG, por el conjunto de la ciudadanía que es como hemos salido de muchas.

¿Te vacunarás o esperarás un tiempo para ver resultados?

Cuando me llamen y me toque, allí estaré.

¿Cuál es tu más ansiado deseo para este nuevo año?

Recuperar el contacto físico, los besos y los abrazos que son imprescindibles.

Triunfa –junto a un gran equipo- en las tardes de ‘Cuatro’.

Un profesional del periodismo que se ha ganado a pulso el sitio que ocupa destacando por sí mismo.

Gracias Joaquín y… “¡Cuídate!”

                                                     Texto y fotos©J.B./N.S/L.C. Bayres/ALGENTE