sábado, mayo 25, 2024
ContenidoPortada

Esta vez en la guerra de Oriente Medio

El Padre Ángel, “Mensajeros de la Paz”

y su inmensa labor humanitaria

Aquí vemos al padre Ángel, conversando y jugando al balón con algunos de los menores acogidos en Ammán que, hasta la llegada de “Mensajeros de la Paz”, eran desvalidos niños jordanos…

No hay más que verle a este Padre en una nueva actitud solidaria, encabezando una delegación que -cómo no- se trasladó a Ammán con el fin de organizar la necesaria ayuda humanitaria en la barbarie que se está viviendo en aquellas latitudes.

Una delegación que llegó para poder conocer ‘in situ’ la situación de las familias españolas que residen en territorio palestino que, además, contó con la presencia de Sergio Mella, vicepresidente y director general de “Mensajeros” y con la del Padre Khalil Jaar -preside la sede de “Mensajeros de la Paz” en Oriente Medio-, quien, con el Padre Ángel, ofició una misa pidiendo por la paz y la reconciliación

También hubo un encuentro entre los refugiados iraquís, alumnos de la Escuela del Patriarcado Latino de Ammán gestionada por “Mensajeros” y la visita a la embajada española en Jordania.

Antes de la fotografía que ilustra ese momento, como han comentado a ALGENTE: “La delegación estuvo organizando la rápida intervención humanitaria junto al embajador español en Jordania D. Miguel de Lucas y la cónsul española Dña. Eva Mendoza.”

Debemos recordar que esta colaboración de “Mensajeros de la Paz” y la Embajada Española, es desde hace 14 años ya, cuando ‘Mensajeros de la Paz’ organizó junto a la Embajada el alojamiento, manutención y atención integral de 95 refugiados españoles de origen palestino” y otros gestos humanitarios con pobres criaturas indefensas.

Sin duda, hablamos de una permanente solidaridad, de una constante ayuda humanitaria y de una generosidad -nunca mejor dicho-: ‘a prueba de bombas,’ que hacen del Padre Ángel y de “Mensajeros de la Paz,” un ejemplo del que debemos estar orgullosos en este mundo lleno de contradicciones que cada día nos lleva a pensar -probablemente- en un destino inevitable.

                                                                                      ©Bayres/ALGENTE/Mensajeros de la Paz