domingo, junio 16, 2024
Portadillas

EL PECULIAR MUNDO DE LOS GATOS

Además de los perros, los gatos, son mascotas que acompañan al ser humano desde hace siglos.

A los gatos, es verdad, muchos no pueden ni verlos…

Otros, en cambio, poco menos que los idolatran, como ocurría, por ejemplo (tal como se explica al buscar el origen de la relación gato-ser humano) en el antiguo Egipto, época en la que el gato era divinizado en la figura de la diosa Bastet, protectora del hogar. De ahí, la idea que se tiene acerca de que el gato es un fiel protector del hogar aunque, evidentemente, no a nivel físico –como ocurre con los perros-, pero sí a nivel etérico, espiritual, a tal punto de que –como nos recuerdan quienes han estudiado el peculiar mundo de los gatos- “son capaces de defendernos de las influencias no físicas que a nuestro alrededor podrían herirnos, ‘desactivando’ la negatividad que pueda circundar nuestro ‘día a día’ y sin que nos demos cuenta, porque eso, precisamente, es lo que hacen los gatos: protegernos”

Antes de continuar transitando por este peculiar universo, hagamos un punto y aparte respecto de lo que estamos abordando…

Un punto y aparte para no olvidarnos que, evidentemente, lo que decimos, basado en esos estudios, no cuenta con el beneplácito y la credibilidad de aquellos lectores que  no se inclinan por el mundo de los gatos.

Sin embargo, quienes aman ‘ese’ mundo, suscriben sin ningún tipo de dudas, cada una de las virtudes, efectos, influencias y resultados de tener un gato en casa “ya que, con su presencia impide que la negatividad nos haga daño”.

Es asombroso ver la cantidad de curiosidades que circulan por las redes en los tiempos modernos, encontrando algunas más que sugerentes como argumento válido de quienes dicen ‘sí’ a este asombroso mundo.

Repasemos algunas de ellas…

De todos los animales, el cerebro del gato tiene la misma perspectiva humana. Él ve los mismos colores y emociones que nosotros.  ¡Se siente humano!

El gato, a diferencia del perro, si lo golpeas, te dará la espalda, porque está herido como tú. Dentro de nosotros, tenemos cristal de cuarzo, el gato tiene mucho más cristal de cuarzo.

En base a una investigación realizada en la Universidad de Missouri se demostró que tener un gato ayudaría a las personas con hipertensión y problemas cardíacos. Así como también en demencia senil y Alzheimer.

¡El gato simplemente te ve de adentro hacia afuera! No sirve de nada tratar de hacer una cara linda para el gato o acariciarlo, si estás nervioso, si no te gusta el gato, o te atacará o ignorará por completo. ¡Es peor que un niño! Cuando al gato no le gusta alguien, es porque la persona es un mal personaje.

El gato ama a los niños, a los enfermos mentales y todos aquellos que, de alguna manera, han escapado de los estándares de la realidad.

Para que te guste un gato, debes ser muy flexible y comprender que nadie pertenece a nadie, pero debes entender que el amor es lo único que mantiene al gato cerca de ti.

El gato muere de depresión cuando el dueño se va.

El gato tiene minerales en su torrente sanguíneo que lo convierten en un Reikian natural. Cuando se acuesta encima de ti o en cualquier lugar de la casa, está transmutando las energías de ese lugar, porque allí la energía no es buena.

El gato es tremendamente intuitivo, ha superado incluso la intuición del ser humano. El gato te mira y ve de forma más natural, energías, entidades, todo lo que sientes, todo lo que te gusta, cómo eres. El perro es más racional.

El gato necesita ser enseñado; te mira, lee tus pensamientos y repite.

Comentan los entendidos que los gatos son psíquicos por naturaleza, teniendo la capacidad de adelantarse a ciertos acontecimientos, incluso de tipo nefastos, relacionados a sus dueños.

Así también tienen la capacidad de captar malas energías gracias a su agudo sexto sentido protegiendo a sus dueños recostándose sobre ellos o en sus camas.

Tienen una gran capacidad de saber si las visitas que recibimos en casa son buenas, malas o portadoras de energías negativas. Si el gato, al llegar alguien, comienza a rodearnos nos está alertando sobre ‘esa’ negatividad; si por el contrario se acerca al  visitante, indica que él está a gusto con  aquella visita.

Según diferentes estudios, los gatos, no sólo tienen capacidades psíquicas, sino también terapéuticas. Acariciarlos elimina el estrés y la negatividad, además, mejora el sistema cardiovascular y proporciona relax a su dueño.

Un mundo, como podemos apreciar, lleno de matices,  por el que apuestan muchos amantes de los gatos y de toda su influencia positiva…Sin embargo, otros, dan la espalda a estas creencias e  incluso, se aterran cuando se cruzan con un gato negro asegurando que “cuando eso ocurre, alguna desgracia acecha”.

Sea como fuere, las mascotas de cualquier raza o color, ladren o maúllen, siempre alegran y dan felicidad a los amantes de estos animales.

                                                                                           ©Bayres/ALGENTE