domingo, abril 21, 2024
El Caleidoscopio

El desafío de Koeman a Laporta

Varios directivos le pidieron al presidente del Barcelona que destituyera a Ronald Koeman…

La idea de la cúpula del Barcelona era destituir a Koeman para que no comenzara la liga contando con él en el banquillo pero, como ya hemos visto, analizado y comentado, nada de eso había ocurrido, al menos al cierre de esta edición. La pregunta del millón es lo que pueda ocurrir o pudiera haber ocurrido a partir de nuevos estados de ánimo en consecuencia con los resultados. No tengo la bola de cristal pero, hasta el momento que escribo estas líneas…

A pesar de tener los días contados, el técnico holandés ha venido resistiendo como un gladiador…

Una resistencia, como digo, ni más ni menos comparable a la de un gladiador, pero: ¿hasta cuándo? Escribo antes del nuevo compromiso europeo, por tanto es difícil aventurar una respuesta aunque (más allá de este presente), aquella derrota humillante contra el Bayern y los empates frente al Granada y Cádiz –sin tener en cuenta lo positivo frente al Levante y el triunfal regreso de Ansu-, el Barça venía de estar  muy tocado…

Por la débil economía del club, el presidente no puede hacer frente al despido de Koeman…

El dinero o mejor dicho la escasez de ‘la pela’, es decir: la débil economía del club, no permiten que Laporta (hasta hoy) ‘mueva ficha’, en ese sentido.

Ronald Koeman cuenta con el apoyo de la afición y también de la prensa, que la tiene a su favor en todo este affaire. Además, no cuenta con todas las posibilidades a la hora de ‘armar’ un equipo que marque diferencia ya que tiene más del cincuenta por ciento de los titulares lesionados y los chicos de la cantera tampoco están respondiendo siempre en los momentos que los necesitan.

La poca empatía entre Laporta y el cuerpo técnico, no apunta a nada bueno…

No sabemos por dónde habrá transitado la buena o mala fortuna de los culés al cerrar esta cita mensual, pero lo cierto es que Laporta tampoco tiene ninguna palabra de respaldo hacia el técnico y sus ayudantes, vamos que es evidente la poca empatía que existe entre el presidente y el cuerpo técnico y eso, indudablemente, no apunta a nada bueno, por ello, todo parece indicar que Ronald Koeman no comerá el turrón en Barcelona.