lunes, abril 22, 2024
EditorialPortadillas

EDITORIAL_191

“La vida es tan incierta que la felicidad debe aprovecharse en el momento en que se presenta”                                                                                                                                                              

                                                                                              (ALEJANDRO DUMAS)

Como reflexionó Alejandro Dumas, algo que seguramente rubricarán todos nuestros lectores:

“La vida es tan incierta que la felicidad debe aprovecharse en el momento en que se presenta”…

Y precisamente ‘este’ -el que pasa frente a nuestros ojos y tal vez no vemos-, puede ser ‘ese’ ‘momento’, por tanto, no lo desaprovechemos con vanalidades y superficialidades que no conducen, a la larga, más que a una insoportable incertidumbre, antesala de cualquier fracaso.

Si la sociedad actual -con todos sus vaivenes- nos lo permite, podremos también aplicar lo escrito por Joseph Joubert acerca de que, sin dudar:

“Es mejor debatir una cuestión sin resolverla, que resolver una cuestión sin debatirla. ”

Porque las ‘resoluciones’ sin ‘debate’ son, cuanto menos, imposiciones de los que van por la vida, de cara a un impersonal ’ganado’, en plan ‘gran jefe’ …

Un ‘ganado humano’ señalado, despectivamente, como cien por cien manejable y sin corazones libres, cuando en verdad, muchos otros cientos-miles-millones de corazones vivos, no forman parte de esa prisión en vida.

Son esos incalculables corazones llenos de proyectos y de ilusiones, merecedores de una oportunidad, que desean debatir sobre tantas cuestiones, mientras otros no saben resurgir de sus propias cenizas y se muestran atrapados por esos nubarrones que nunca acaban de pasar.

Por eso: ¡a vivir que son dos días!, mundana reflexión que, sin la firma de ningún pensador en concreto, pero sí con la firma de todos y cada uno de los mortales, nos indica el camino más adecuado para poder vislumbrar nuevos horizontes.