lunes, abril 22, 2024
EditorialPortadillas

EDITORIAL_190

“El sol brilla en todas partes, pero algunos no ven más que sus sombras”

                                                          /ARTHUR HELPS)

Marzo, teóricamente, el mes en el que comienza la primavera y con ella, cantidad de nuevas ilusiones, con un sol que, como reflexionó Arthur Helps: “brilla en todas partes, pero algunos -se  lamenta- no ven más que sus sombras”.

Con la primavera, crecerán cantidad de flores que, si no han estado en el lado más sombrío de nuevos jardines, nos alegrarán la vida, como -por ejemplo-: las margaritas…

Pero, continuando por el sendero de las dudas acerca de esos nuevos caminos que nos hayamos planteado, Mario Vargas Llosa, carga contra esa flor que ‘descubre’ destinos, llenándola imaginariamente de un color gris opaco y peligroso, ya que, desde su poesía, asegura:

“La incertidumbre es una margarita -precisamente- cuyos pétalos no se terminarán jamás de deshojar”.

Vaya certidumbre…

Indudablemente, se trata de una reflexión poética como para pensar no una vez, sino varias veces, ya que según se desprende de ese pensamiento, esa tradicional flor no nos podrá augurar el destino que deseamos.

Pero no importa ya que, en este teóricamente valiente mes primaveral, deberíamos abrir los brazos bendiciendo el presente e imaginándonos que nos tocará vivir ‘lo mejor’ en ese futuro próximo.

Mirar el anhelado horizonte llenos de optimismo y positividad…

Esa es la fórmula que debería funcionar…

Pero atención, que otro pensador como Samuel Johnson, nos hace ‘aterrizar’ desde cualquier utopía, llevándonos a pisar la tierra con su invencible reflexión, al asegurar que…

“Se puede tener por compañera a la fantasía -claro que sí- pero se debe tener como guía: a la razón…”