lunes, abril 22, 2024
Editorial

EDITORIAL_177

“Cuando debemos hacer una elección y no la hacemos…¡Esto ya es una elección!”

                                                                                                   (WILLIAM JAMES)

En la era de las redes sociales que inundan la rutina personal y empresarial, poder llegar hasta este momento en el que celebramos 15 años de vida, es algo que hay que agradecer… ¡y mucho!

En la era de las contradicciones sociales donde el oportunismo y la desconfianza vuelven a inundar la confianza colectiva, poder decir que cumplimos 15 años de vida, es algo que hay que agradecer… ¡y mucho!

En la era en la que los semanarios y periódicos de primer nivel ya no lucen con tanto éxito en los kioscos porque están rodeados de mucho de lo que decimos y lógicamente por la televisión que (a pesar de soportar también lo suyo) opaca el brillo que antaño tenían esas publicaciones, poder levantar los brazos ante un nuevo aniversario en los tiempos que corren, es algo que hay que agradecer… ¡y mucho!

Ojo, no es que se toque ‘el cielo con las manos’ pero seguimos en la lucha pensando en la locura que fue poner en marcha una revista de estas características coincidiendo con aquella crisis galopante que empezó a derrotar a la sociedad en 2008 y que ha llegado hasta nuestros días en diferentes versiones y con toda clase de pandemias incluidas…

Sin embargo, gracias al apoyo de quienes nos siguen y sustentan, aquí estamos y eso -una y otra vez- es algo que hay que agradecer… ¡y mucho!

¿Una revista de distribución gratuita en la era de tantas vicisitudes? ¡¡No, gracias!!

Es poco menos que impensable y más aún si en esa ‘aventura’ no incluyes piropos institucionales ni palmaditas en la espalda…

Pensemos en la reflexión que antecede este encuentro firmada por William James: “Cuando debemos hacer una elección y no la hacemos… ¡Esto ya es una elección!”

Y ALGENTE  sí que ha hecho ‘esa’ elección al realizar el periodismo que ofrecemos que nos ha permitido llegar hasta estos 15 años sin ninguna clase de esclavitud…

Por ello damos las ¡gracias! a todos los que nos hacen posible, a quienes nos permiten seguir, periodísticamente, al lado de nuestros miles de lectores.