EDITH SALAZAR, IMPARABLE


“ME DA MIEDO VOLVER A VENEZUELA…MI PADRINO MURIÓ AL SER SECUESTRADO”

“Operación Triunfo” convirtió a Edith Salazar en una profesional que, más allá de los pentagramas de compositora, de artista,  –llena de conocimientos musicales y de esa “buena onda”que la caracteriza- sintoniza con el gran público.

Desde que era una niña, ama la música apasionadamente ya que, como nos dice, “desde los 4 años descubrí la música, tocando un instrumento pequeñito, con cuatro cuerdas, de origen canario y que se llama cuatro. que se llama cuatro. Mi madre era, cómo decirlo desde la más tierna de las nostalgias: una cantante, una actriz y una pianista frustrada… Porque mi abuelo no la dejó. Era un hombre chapado a la antigua.. Y mi madre canalizó esa frustración a través de mi carrera ayudándome en todo.  Ella tenía muchísimo talento, pero él la trunc ¡¡Todo se lo debo a mi madre!! Ya no está entre nosotros pero está aquí, en mi corazón. Me decía: ‘Edith, trabaja duro’. Y eso es lo que he hecho.

En los tiempos que corren da gusto cruzarnos con personas como E.S. ya que transmite una energía positiva y un Amor con mayúscula…

Para mí, fundamentalmente –nos dice mientras la fotografiamos con un “look” violeta de los pies a la cabeza con el que le sonríe a la vida- es importante la energía del amor. Vivimos tiempos donde es importante hermanarse, fusionarse, comprenderse, solidarizarse. Tiempos de entender que el otro necesita de ti y tú necesitas del otro, del trabajo en equipo que es fundamental.

Estos días Edith Salazar está ilusionadísima con un nuevo single: ‘We don´t want to say goodbye’ en el que fusiona blues, jazz y soul…Una verdadera joya.

…Estilos que me gustan mucho dentro de un single que se puede encontrar en Itunes, Amazon, Google Play y en Spotify, por sólo 0,99. Es la primera vez que compongo y grabo en inglés y está gustando mucho porque tiene muchísimo ritmo. Era una deuda que tenía pendiente conmigo misma y estoy muy satisfecha. 

¿Una nueva joya con tu voz y  además: 2 espectáculos…?

Sí, uno de fusión maravilloso con una cantaora increíble que conocí con Rafael Amargo y que fue cantaora con Paco de Lucía, Montse Cortés. Tenemos una hermandad musical increíble y las dos –que nos respetamos y nos admiramos mucho- inventamos lo que llamamos ‘flamenjazz’: grandes canciones de toda la vida llevadas a la fusión. Ella canta en español y yo en inglés, con banda flamenca y jazz… Es un arroz con mango pero suena muy bien y lo estamos pasando de maravilla. Y este 6 de julio dejo para el recuerdo de todos el concierto íntimo del teatro Fígaro, muy minimalista, con un guitarrista argentino maravilloso, Mario ‘pájaro’, Juárez. Le llaman pájaro porque vuela en el mástil, impresionante cómo toca y yo al piano y una violinista.

Al hablarnos del talento que hay en España dentro de las artes en general, Edith Salazar confiesa a ALGENTE que “ lloraba todos los días en las audiciones de OT porque me daba pena tanto talento que se quedaba en el camino y me apetece, siempre, darle una oportunidad porque yo también he estado del otro lado. Se presentaban 22.000 personas y sólo podías quedarte con 18… ¡Yo no paraba de llorar! La televisión es el mejor escaparate para los artistas pero también es una fábrica de juguetes rotos”.

¿Estás agradecida a alguien que te haya ayudado en tu carrera?

Poder comer de la música, pagar mi casa y vivir tranquila, ya es un privilegio. ¿Agradecida? A Miguel Bosé que fue la primera inflexión que me ayudó en mi carrera. De 1990 a 1996 canté con él y le estoy muy agradecida porque me abrió las puertas como vocalista y como instrumentista. A partir de Miguel todos querían que grabase con ellos. Todavía hoy me acuerdo con mucho agradecimiento de él porque me enseñó mucho. Es un profesional como la copa de un pino. Todo lo tiene muy cuidado. Cómo no vas a aprender con él. Parecidos sentimientos tengo para  Rafael Amargo pues me descubrió como compositora y directora de orquesta. Me dio la oportunidad , sin ser flamenca, de componer para él. Pensé que estaba loco, porque lo suyo es el flamenco y yo nunca lo había hecho. Pero él  buscaba a alguien que se moviese en un estilo diferente, que se pudiera fusionar con el flamenco. Así que le dije: ‘¡eso sí que puedo hacerlo! ¡Soy de mucha fusión!’. Estrené con él “Poeta en Nueva York” en 2001 y ahora lo hemos reestrenado en el teatro Gran Vía. Lo estrenamos en el Lope de Vega y 14 años después, lo reestrenamos ¡justo en el teatro de enfrente!. Este espectáculo nos ha dado muchísimos premios en todo el mundo, con nuestra gira mundial, llegando al Bolshoi de Moscú. En julio y agosto lo estrenaremos por primera vez en su tierra y está muy emocionado de ir a Granada y presentar su mejor espectáculo en La Alhambra.

¿Cómo te definirías profesionalmente?

Como una artista que se ha hecho a sí misma. Todos los discos me los he pagado yo, todos mis espectáculos están producidos por mí; soy una autoproductora. Lo que hago es trabajar para pagarme lo siguiente. Trabajo pensando en lo que voy a grabar o qué voy a producir. Yo compongo, imagino, orquesto…Me lo guiso, y me lo como.

¿Qué opinas del pirateo o el top manta?

El más perjudicado de esto es el artista, porque a nosotros nos llega el mínimo de los costes que ponen las grandes plataformas. Si ellas no cobraran lo que cobran, posiblemente no existiría nada de eso. Si la plataforma cobra 7 euros y lo que le llega al artista es 0,40 (…) Cualquier artista que vea su disco en el top manta no se sentirá muy bien pero, pensemos: ves a la persona que lo está vendiendo y comprendes que también tienen que ganarse la vida. Entonces tiendes a perdonar. Si un chaval tiene 15 euros en el bolsillo para pasar el día y puede comprar en el top manta por 3 euros, no va a comprar en una tienda que le cobren 15 y no le quede para el metro; lo compra por 3 euros, se toma un helado ¡e invita al metro a  su novia!

¿Te gustaría regresar a tu Venezuela natal?

Llevo 30 años viviendo en España y no lo cambio. Me están invitando a ir, mis hermanos me piden que vaya, pero me da un poco de miedo ir porque la situación allí no es muy buena. El año pasado sufrimos el secuestro de mi padrino que murió en el secuestro. Eso nos ha marcado mucho a toda la familia y a mí me ha quitado las ganas de volver. España es un gran país. Aquí hay una libertad, un tipo de individuo y de ciudadano y eso no se paga con ningún oro.

¿Tú que conociste la España de hace 30 años, hay mucha diferencia con la España actual?

España ha evolucionado mucho y yo, a diferencia de mucha gente, creo que es de los países que están mejor preparados a pesar de la crisis. Aquí todavía se vive, no se sobrevive. Es cierto que hay gente que lo está pasando muy mal, pero no tenemos miseria. Y tenemos algo fundamental que es la Seguridad Social. En otros países, como no tengas dinero para ir a un médico, te mueres. En Venezuela, la gente tiene que ir al hospital con su propio algodón y jeringuilla.

Edith no sólo canta con una voz imposible de clonar sino que además vive con una sensibilidad especial que, garantizado: contagia.

©Bayres/ALGENTE