jueves, mayo 23, 2024
ContenidoPortada

Cristina Villanueva

“A Rubiales le preguntaría:

¿Has aprendido algo sobre

la desigualdad que

viven las mujeres?”

Nos recibe con una sonrisa.

Desde hace años que Cristina Villanueva informa los fines de semana en La Sexta Noticias, con

un reconocido ‘buen hacer’ que permite que el espectador “viva”, con la profesionalidad de esta

periodista premiada con múltiples distinciones, cada una de las noticias.

Antes que nada, quisimos conocer su opinión acerca de la cantidad de variadas y mediáticas

informaciones que conforman nuestra vapuleada sociedad de hoy día y así pudimos hacerlo,

gracias al don de gente que posee esta catalana solidaria con toda causa que se precie, mujer

que pisa la tierra en su ‘día a día’ y objetiva profesional que, sin duda, sorprende por su meridiana

claridad en cada una de sus respuestas.

Comenzamos intentando conocer su opinión sobre el “caso Rubiales” que, aunque pasen las

semanas, es un tema que sigue ‘ahí’, en la opinión pública y ella, como mujer y como amante del

deporte y como profesional que lo ha vivido en primera persona, no iba a tener dudas al darnos su

respuesta.

Así fue que, tras preguntarle si cree que se ha exagerado demasiado a raíz de ese ‘beso robado’,

nos dijo:

Somos un país de hipérbole y todo lo que no lo es, desgraciadamente, no acapara la atención que

se merece. Este caso es extremadamente significativo porque nos define como sociedad. Marca

el camino que queremos construir para las mujeres y para nuestros niños y niñas. Un caso

mediático que ha dejado al descubierto el funcionamiento y pensamiento de numerosas

estructuras de poder a las que la sociedad les pide a gritos una transformación real.

¿Y sobre la tan llevada y traída ‘amnistía’, tema estrella dentro del panorama político: ¿qué nos

dices?

La convivencia en Catalunya debería ser la prioridad de los políticos, de todos los colores y de

todas las instituciones, incluida la Generalitat. Para posicionarse a favor o en contra de una

Amnistía necesitamos, como ciudadanos libres, más información. Cómo va a ser, qué significa

realmente y qué conlleva legalmente para el futuro. De momento sólo se habla en términos de

vencedores y vencidos y ese lenguaje no fomenta convivencia, sino odio y confrontación. Solo

diría: cuidado con los mártires.

¿Cuál es tu opinión sobre el tiempo que ha transcurrido para poder conocer por fin el nombre del

flamante presidente de España?

Somos un país plural con ideas plurales. A mí no me molesta. El problema es el nerviosismo e

incertidumbre que se autoimponen las empresas privadas, especulando sobre su futuro o sobre su

rendimiento económico según un gobierno u otro. Me molesta más la especulación que acaba

afectando a los bolsillos de los consumidores.

¿Qué nos dices sobre esta tremenda guerra en Oriente?

La situación en Israel con la franja de Gaza y Cisjordania es insostenible desde hace años. Cuando estalla una guerra, en las redacciones, desde hace años vivimos casi en directo lo que sucede. Pasó en la guerra de Iraq donde los periodistas iban empotrados en los ejércitos y llegaban las imágenes sin filtrar: cuerpos desmembrados por una explosión en un mercado, madres gritando y niños solos cubiertos de ceniza y desamparados. Nuestra labor es ver esas imágenes y elegir las más respetuosas con las víctimas y con los espectadores. Ahora con las redes sociales, esas imágenes se multiplican y aunque corran por internet sin control, es importante mantener ese filtro periodístico de lo que es información y lo que es sensacionalismo. Así que es muy duro ver esas imágenes, tantas imágenes de miedo y dolor. Te afecta muchísimo y empatizas con las víctimas, con todas, al margen de la situación política.

Vayamos a otro tipo de asuntos como el caso de Daniel Sancho, que ha sobrecogido por pertenecer a una familia tan respetada de artistas, como es su padre y como lo fue Sancho Gracia, su abuelo.

El caso me ha sobrecogido como en otro crimen similar. Me lleva a preguntarme qué provoca que

alguien tan joven actúe de esa manera tan atroz. ¿Una respuesta atroz para poner fin a una

realidad atroz, quizás? Lo que no comprendo es que este crimen genere mayor o menor

expectación por pertenecer a una familia conocida.

¿Añoras la sociedad en la que viviste tus años más juveniles, o no?

Me gusta situar cada etapa donde corresponde. No tengo la sensación de que cualquier tiempo

pasado fue mejor. Mi juventud, como la de muchas otras personas, es una etapa de proyectos y

sueños por los que luchar. Es capital tener proyectos y sueños por los que luchar en cada etapa.

En esa misma etapa de juventud me marcó la película “El Club de los poetas muertos” , así que …

Carpe Diem .

¿Crees que hay ‘pandemias’ peores a la que hemos vivido?

Lo peor de la pandemia junto a la enorme pérdida de vidas humanas es el miedo. La pandemia

del miedo y el odio siempre es peor. Pero sin duda, la pandemia de la Covid ha tenido episodios

oscuros y turbios donde ha quedado de manifiesto esa otra cara contraria a la solidaridad:

corrupción, aprovechamiento, lucro.

Y dinos Cristina, los fines de semana nos informas y los días de la semana: ¿alguna ilusión

especial?

Me basta con sobrevivir a la adolescencia y la premenopausia. Además, soy docente en dos

Masters relacionados con periodismo en informativos televisivos.

¿Qué es lo que más te gusta de tu vida?

Esos momentos sin prisas con amigos cuando la comida se junta con la cena.

¿Tienes algún proyecto que puedas compartir con nuestros lectores?

¡Nooo …! Dicen que si los cuentas, se gafan.

¿Eres crítica de ti misma?

A veces demasiado y lo estoy corrigiendo. Aprender a valorarse más es importante.

Sin falsa modestia: ¿alguna de tus virtudes?

Escuchar y tener claro lo que pienso y quien soy.

¿Cómo fueron tus comienzos?

Como una esponja -nos responde con una amplia sonrisa- Tuve la gran suerte de empezar rodeada de los profesionales de RTVE. No sólo aprendí de grandes periodistas con años de experiencia, sino también de los técnicos. Los operadores de cámara, sonido, iluminación y la importancia de formar equipo. A veces, tengo la sensación, que el trabajo en equipo se está perdiendo y es la base del buen

periodismo. Solo no se consigue más que soledad.

Eres una apasionada del periodismo, pero ¿tienes alguna ‘espinita clavada’ en cuanto a otras

pasiones?

Cuando llegó la hora de empezar la universidad, mi sueño era estudiar teatro para poder

dedicarme. En Barcelona hay una escuela muy buena y con gran tradición. He hecho teatro desde

muy joven y me apasiona. Mi madre me convenció de que primero estudiara una carrera más

tradicional y después ya tendría tiempo de seguir con el teatro. La realidad es que antes de acabar

la carrera de Ciencias de la Información, me presenté a un casting, para ver cómo eran, y me

cogieron. Empecé a trabajar en televisión con 21 años y no he parado desde entonces.

Para terminar y ciñéndonos a aquellos casos mediáticos que siguen y siguen ‘coleando’ en la

sociedad:

¿Qué le preguntarías a Rubiales?

¿Has aprendido algo sobre la desigualdad que viven las mujeres?

¿A Jennifer Hermoso?

¿Quieres que te recuerden como la mujer que inició un camino de cambios en nuestra sociedad o

como campeona del mundo de fútbol?

¿Y a Daniel Sancho?

Nada que preguntarle.

Un verdadero placer poder disfrutar de la amabilidad y sencillez de Cristina Villanueva, una mujer siglo XXI (con mayúscula) y una profesional con todas las letras.

                                                                                                  ©Julio Bonamino

                                                                                          fotos©Liliana Cozzi / Bayres/ ALGENTE