sábado, marzo 2, 2024
PersonajesPortadillas

CONCHA MÁRQUEZ PÍQUER: “ELLA MISMA”

Al finalizar “Yo misma”, sus esperadas Memorias, Concha Márquez Piquer, desea…

¡”QUE EL PAN DE TODOS LOS DÍAS SE LO BENDIGA A USTEDES, DIOS!”

Por fin en las librerías, “Yo misma”, las Memorias de Concha Márquez Piquer de Editorial Letra Clara, con una portada atractiva en la que vemos la radiante fotogenia de esta gran artista que, como dice José Antonio Páramo en la contraportada junto a una preciosa foto de nuestra protagonista con su adorada  DuquesitaYo me las he bebido de un gran  y emocionado sorbo, como estoy seguro que le pasará a quién las lea, conozca a la autora o no. Las he percibido así, de tan vívida manera que me parecía estar escuchando a la propia Concha como si estuviese sentada frente a mí, en mi salón, contándolo todo. Hay en toda la narración tanta verdad y alegría, tanto ritmo, entusiasmo, furia, y dolor emocionantes…”

Y entre otros merecidos elogios finaliza diciendo:

“Hay en cada palabra, en cada hecho rememorado, el florecimiento justo de la debida satisfacción de contarlo. No sólo porque cada circunstancia o anécdota tiene la duración precisa que merece, sino porque en cada uno de ellos vibra la pasión verdadera, el orgullo evidente de los propios méritos, el noble agradecimiento por los bienes recibidos por el azar, el dolor inmenso sufrido por las inexplicables y feroces dentelladas del destino, la rabia ante la cicatera e insidiosa incomprensión o mala baba de algunos…”

“Yo misma” resume la increíble cantidad de vivencias protagonizadas por esta entregada mujer que ahora, en estas apasionantes páginas –que hay que leer verbo a verbo…- nos permite transitar por su vida.

Una Concha Márquez Piquer que supo volcarse de lleno en todo lo que ha hecho, convirtiéndose en “dueña” de sus propios logros, algo que (viniendo de dónde viene: apellidos mayúsculos), seguramente no lo habrá tenido nada fácil.

Por ello hay que valorar -¡y mucho!- este “Yo misma” lleno de matices y de un caleidoscopio interminable de vivencias de todo tipo que, en más de una ocasión, ante el “despegue” de tanta sensibilidad y franqueza, obligan a que el lector (página a página) tenga que “ajustarse” el cinturón de seguridad.

Ramiro Oliveros, siempre al lado de su adorada esposa en todo lo que emprende y más en estas esperadas memorias, al preguntarle lo que siente al ver tan acabado trabajo en las librerías, con humildad nos comentó:

“Como ya dije el día de la presentación, en la Sociedad General de Autores de España, yo en este libro, me he limitado a transcribir todo lo que mi esposa me ha dictado, a través del magnetófono, pasándolo al ordenador. Ni he añadido ni quitado nada de lo que ella me ha contado. Sólo deseo añadir que me considero un privilegiado por haber podido realizar esa tarea de modo que, como dice en la contraportada de ese libro un admirable amigo nuestro, José Antonio Páramo, la impresión que tiene el lector es estar escuchándole hablar a ella de sí misma, sin ningún tipo de continencia verbal, contando, desde las anécdotas más disparatadas a la expresión de sus más íntimos sentimientos. Es una vida muy plena de acontecimientos la suya y, aunque sé que se ha dejado muchas cosas en el tintero, como afirmó ella misma, ahí va su vida toda.”

Y con el corazón en la mano, Concha escribe en los últimos renglones de unas Memorias que dedica “A mi marido Ramiro y a mis hijas Iris y Conchita”:

“¡Ojalá hayan servido estas memorias para ser mejor conocida y para que a quienes me vean, me lean o me oigan cantar se les borre esa falsa imagen mía de persona distante, antipática o adusta y logren darse cuenta de que todo el zumo que llevo dentro lo exprimo y libero en mis canciones, en las entrevistas, en mi ser de todos los días! ¡En todo lo que va escrito aquí! Quiero brindar hoy y siempre con aquellos que quieran brindar conmigo, deseándoles paz, salud y libertad. Que nunca nos falte ni les falte el trabajo ni la sonrisa, y como siempre digo, al final de mis espectáculos: ¡Que el pan de todos los días se lo bendiga a Ustedes Dios!”

Concha Márquez Piquer…Ella misma y al cien por cien en “Yo misma”, las Memorias  de una Mujer que va por la vida con una identidad humana que desborda.

 

© LAJB/ALGENTE

Fotos©Liliana Cozzi/álbum privado Márquez Piquer