sábado, marzo 2, 2024
PersonajesPortada

CARMEN SEVILLA: sus 90 años Los cumple este mes…

Lamentablemente desde hace más de diez años, vive en una residencia –aunque eso sí, como comenta su adorado hijo Augusto Algueró y su gran amigo Moncho Ferrer: “sigue sonriendo, aunque no conozca a nadie” por sufrir Alzheimer, enfermedad que no le hizo perder esa sonrisa “mágica” y –aunque no lo sepa-, llegar hasta  los 90 años que cumplirá  el 16 de este mes de octubre

Los hoy responsables de ALGENTE, tuvimos la suerte de poder entrevistarla en varias ocasiones, al habernos recibido en su casa. Una de ellas –por ejemplo-, con motivo de una serie que titulamos “Mi primera portada”, en la revista “Lecturas” y, en otra ocasión, permitió que volviéramos a fotografiarla en todos los rincones de su residencia incluyendo su alcoba y en pijama (momentos de intimidad que nunca había compartido con periodista alguno), así como la vemos: sonriente y ocurrente a las 8,30 de la mañana que era la hora de levantarse, con motivo de otra exitosa serie que titulamos “Desayunando con famosos”.

Gracias a aquellas entrevistas podemos hacer un repaso de su personalidad y, transcribiendo literalmente algunas de sus respuestas (que hoy no son posibles) intentar recordar cómo era/cómo es el perfil humano de una mujer querida y admirada por todo el mundo…

“En esa primera portada –nos decía emocionada pensando en sus comienzos en Hollywood-, perdonad mi sinceridad: pero se me ve ¡espléndida! Qué época aquella, por ejemplo, en ‘Marco Antonio y Cleopatra’ junto a Charlton Heston…A partir de entonces, nunca soñé que llegaría a rodar más de 80 películas y coproducciones con todo el mundo menos con Rusia y Japón, con títulos memorables como “La fierecilla domada”, “Violetas imperiales” junto a Luis Mariano, y tantísimos más.

Estabas radiante y aún lo estás Carmen, aunque pasen los años…

Gracias pero fijaros qué delgadita estaba entonces a pesar de todo lo que comía, algo que no me dejan hacer, cada verano, en la clínica Buchinger,  donde voy a que me controlen el peso…”

¿Es verdad Carmen que tu primer sueldo que fueron 30.000 pesetas te lo gastaste en pasteles?

Parece una exageración pero ocurrió ¡tal cual! Me gasté las 30.000 pesetas en milhojas ¡Me hinché! Y es que me encantaba y me encanta comer y más en aquella época en la que se pasaba hambre…Ahora  no digo los kilos que peso para no asustar, pero la culpa no la tengo yo, no: ¡la culpa es de la dieta mediterránea! La Schiffer, por ejemplo, no come lo que nosotros comemos en España, porque ¡¿quién puede resistirse a un potaje de garbanzos o a unas buenas judías o a unas lentejas con chorizo?! Chiquillo: ¡Nadie! Y luego, Dios mío… ¡Se inventó lo de mojar en las salsas! Como me gusta a mí. Una perdición para cuidar nuestra silueta….

Te levantas temprano pero ¿a qué hora te acuestas?

Prontito porque el secreto de un cutis lozano, de un rostro jovial, vamos: que el secreto de belleza es dormir mucho. Y que sepa todo el mundo y a la vista está, que jamás en mi vida me he hecho un lifting. ¡No sé lo que es eso! ¡La arruga es bella!

¿Por qué crees que el público te quiere tanto y, sobre todo, la juventud?

Eso me halaga y me da mucha fuerza. La juventud, hoy día, lo tiene mucho más difícil que nosotros por ello admiro la capacidad de lucha que tienen los jóvenes.

Los únicos que la visitan en la residencia donde se encuentra atendida con todos los mimos, comentan que “su corazón es muy fuerte” pero claro, es cruel- triste-injusto y penoso que, como a otras personas que han sido tan vitales, esa enfermedad les quite la posibilidad de disfrutar de los plateados años a los que llegaron con salud pero con la mente en blanco.

En aquel entonces, le preguntamos qué es lo que pesaba más en su balanza de vida personal y Carmen nos contestaba algo que deja pensativo a cualquiera, al comparar aquellos años con la cruda realidad del presente:

¡La vida te da siempre una de cal y otra de arena por eso creo firmemente en el destino…”

Un destino, como decíamos.. ¡Cruel! para ella y para tantos abuelos y abuelas que sufren esa y otras enfermedades que no les permiten mirar hacia atrás y disfrutar de sus familias que tanto les quieren.

Pero sigamos transcribiendo algunas de las comillas con las que nos alegraba la vida esta irrepetible Carmen Sevilla:

…“Y pensar que lo mío no iba para ser una artista de cine ya que mi sueño era ser bailarina, convertirme en la Pavlova española, tal es así  –nos decía Carmen mientras se le iluminaba aún más su mirada al recordar que, “con 13 años debuté como bailarina en el ballet de Estrellita Castro, pero claro, tres años después, Jorge Negrete, nada más y nada menos: me ofreció mi primer papel en el cine en la película “Jalisco canta en Sevilla”.

Así fue que poco a poco se fueron abriendo las puertas  de diferentes países que querían a Carmen en sus películas:

Con sólo cuatro películas, el cine francés se rindió a mis pies y algo así pasó en Hollywood donde podría haber arrasado, pero no me quedé allí por mi familia. Era un lío ya que mi padre no me podía acompañar pues  tenía que estar con mi madre y con mis dos hermanos. No podía permanecer mucho tiempo fuera de casa porque yo ¡soy muy española! Pero bueno, viví aquellos días como mi mejor momento ya que soñaba despierta y parecía una sonámbula.

Pasaron los años desde aquellos comienzos y Carmen, en nuestros encuentros, no dejó de “dar las gracias a Dios desde que me levanto hasta que me acuesto por tener a mis seres queridos…”

…Leamos con atención lo que nos dijo textualmente a continuación y recordemos lo que, esta irrepetible Libra del sevillano  barrio de la Trinidad, nos había comentado acerca del destino…

“Y soy muy feliz por tener a  mi madre que, a sus ¡90 años!, sigue a mi lado aunque, por los  cuidados que necesita, la tengo que tener en una residencia…”

…Como ella ahora que, a sus ¡90 años!, ve pasar la vida, también  desde una residencia.

El infalible (cruel-triste-injusto y penoso) destino…

                                                                                   ©Julio Bonamino/ALGENTE

                                                                           fotos©Liliana Cozzi/Bayres/ALGENTE/Redes Sociales