ÁNGELES BLANCO… Triunfa presentando Informativos T5 Fin de Semana Su lado más humano.

Ángeles, profesional de la información con un reconocido bagaje de 25 años de trayectoria, sabe sonreír cuando cabe y ponerse seria cuando las circunstancias informativas lo requieren pero eso sí: sin guion, sin un perfil preestablecido, sino viviendo con plena dedicación su trabajo algo que –obviamente y a la vista de tantísimos telespectadores está- redunda en la ausencia de zapping  al sintonizarla…

Ángeles –comenzamos preguntándole mientras disfrutábamos de su natural simpatía-:

¿Cómo ‘desconectas’ de lo que es la información, trabajando tú los fines de semana y compartiendo vida con Vicente Vallés, que también realiza una gran labor, pero durante toda la semana en los informativos de A3?

No creas que es tan sencillo desconectar cuando hay dos periodistas en casa. Disfrutamos mucho de nuestra profesión, y el hecho de que uno trabaje entre semana y otro el fin de semana hace que no haya apenas descanso. Pero siempre hay momentos para la desconexión, y más cuando se tiene un hijo pequeño. Disfruto muchísimo los pocos momentos que tenemos para poder jugar y compartir experiencias juntos.

¿Conseguís coincidir libres de responsabilidades profesionales o sólo en vacaciones?

Imposible coincidir con estos horarios tan incompatibles. Nos pasamos la vida haciendo planes para disfrutar juntos una semana de Navidad y el mes de verano. Eso hace que valoremos extraordinariamente el escaso tiempo que podemos estar en familia.

¿Y este verano con las consabidas restricciones cómo te planteas unos días de descanso?

Hay que valorar las pequeñas cosas. Los españoles hemos pasado unos meses muy duros y por fin, gracias al esfuerzo realizado, algunos vamos a tener la suerte de poder disfrutar de unos días de descanso. Nos quedaremos en nuestro país, que tiene infinidad de lugares maravillosos. Además, como te digo, para mí lo más importante es poder estar con los míos. Seremos muy cuidadosos, como corresponde, y trataremos de aprovechar el tiempo al máximo.

¿Qué vacaciones son las que recuerdas con más añoranza, la de tu niñez, la de tu adolescencia tal vez?

La verdad es que todas. Mi lema desde que era muy joven y que siempre tengo presente es CarpeDiem.  Intento disfrutar de lo que toca en cada momento. A pesar del paso del tiempo tengo muy presente las vacaciones de mi infancia, las semanas que pasaba en Extremadura junto a mis abuelos, mis tíos y mis primos, o las escapadas a la playa con mis padres. También mis viajes en compañía de amigos, las escapadas para pasar el fin de año cada vez en un sitio y los que hago ahora con mi familia. Imposible decirte cuales han sido los mejores porque los disfruto todas, sean donde sean. Es más, los disfruto desde el momento en el que empiezo a organizarlos, cuando empezamos a pensar qué lugar visitar. Me encanta viajar, lo necesito. Para mí tomar un avión es terapéutico.

¿Atesoras otras ilusiones además de la literaria que no tengan que ver con tu actual trabajo?

Pues mira, que me toque una lotería para, como te decía antes, poder estar de viaje todo el tiempo… En serio, la verdad es que me siento muy satisfecha con lo que tengo. Disfruto plenamente de mi trabajo y he encontrado en la literatura un camino complementario que me permite dar rienda suelta a mi pasión por las letras. Pero quién sabe. Cuando era muy joven hice mis pinitos como cantante e intérprete y me encantaba. Puede ser una vía por explorar.  

Si la duplicidad de los rebrotes no siguen aumentando, de momento, en España podemos viajar  por casi todo el país y tú podrás ir a abrazar a los tuyos en Badajoz pero, vaya acierto con lo que dijiste cuando aún no podíamos movernos ‘de casa’ y que se hizo viral respecto de los alemanes que llegaban a la península. ¡Esa sinceridad, quienes te siguen, la agradecen! ¿Siempre eres sincera en todo, pese a las consecuencias…?

Me sorprendió la repercusión que tuvo el tuit que escribí, pero es cierto que mucha gente me comentó que sentía lo mismo. No se trataba, ni mucho menos, de poner en entredicho la entrada de turistas a España. De hecho, nuestro país vive fundamentalmente de ese sector. Lo que ha chocado a muchos es ver como miles de turistas extranjeros disfrutaban ya de sus vacaciones en nuestro país, mientras los españoles seguíamos teniendo prohibido movernos unos kilómetros para irnos también de vacaciones, o simplemente poder ver a nuestras familias. Mucha gente no ha podido desplazarse para ver a los suyos en momentos complicados. Sentí la necesidad de compartir ese sentimiento que, al parecer, estaba muy extendido.

Mujer de redacciones, periodista de raza, escritora pero, dinos..: ¿Cómo se te da el ‘hogar dulce hogar’?

Pues mira, no se me da mal. He de decirte que yo, como muchos con los que he hablado, he sufrido una transformación durante los meses de confinamiento. Antes no paraba en casa y ahora no hay cosa que me guste más que disfrutar de la tranquilidad del hogar.

¿Cocinas, por ejemplo? ¿Tu mejor receta?

Cocinar, lo que se dice cocinar… ¡Soy una maestra manejando la Thermomix! ¡Preparo un bacalao dorado y un arroz negro de primera!

Vayamos, si nos permites, al tema que ha ocupado y ocupa casi la totalidad de las noticias:

¿Qué nos dices de las contradicciones sociales, cuando observamos lo disciplinados que son algunos españoles a la hora de contribuir a que no existan rebrotes y otros, en cambio, con actitudes tan irresponsables?

Tenemos muy poca memoria y hacemos muy pocos esfuerzos por no olvidar lo que nos ha pasado. Aún estábamos en estado de alarma, y el comportamiento de determinadas personas era el de siempre, el habitual, como si no hubiera pasado nada. Es normal que queramos recuperar nuestras costumbres, pero hay que pensar en las consecuencias. Lo que hemos vivido no ha sido una pesadilla, ha sido algo real que aún sigue ahí, amenazando con volver. Tenemos que insistir en recordar a quiénes han decidido pasar página que mañana les puede tocar a ellos.

En nuestra anterior edición publicamos una entrevista a un profesional responsable de Greenpeace quien no da crédito a “la actitud incívica de infinidad de personas que tiran por las calles, los parques, las playas, guantes y mascarillas con las irremediables consecuencias que esto acarrea…”Tú, Ángeles ¿crees que ese sector de la sociedad tiene cura? ¿Cómo jactarnos de ser un país culto si existen conductas tan surrealistas?

Sinceramente, tengo pocas esperanzas de que esa parte de la población se reconduzca. Me da la sensación de que de un tiempo a esta parte vivimos en el mundo del todo vale. Los excesos en las redes sociales, en las calles, en el propio Parlamento…  Y eso es muy peligroso. Se están normalizando conductas que están muy lejos de ser aceptables. En parte se está perdiendo el respeto por el otro, por el que está enfrente, por el que piensa diferente. Hace falta más empatía y más educación. Y creo, de verdad, que la gran mayoría de los españoles rechazamos esas actitudes incívicas.

¿Te angustia la posibilidad de que existan nuevos rebrotes después de lo que vemos y con ejemplos recientes a una escala que puede ir in crescendo?

Parto de la base de que es muy difícil evitar que haya rebrotes. Seguramente la única manera de que haya cero contagios es permanecer encerrados “sine die”, hasta que haya una vacuna, un tratamiento. Y eso no parece factible. Hay que seguir viviendo, hay que seguir trabajando y disfrutando. Por eso somos todos nosotros los que tenemos la llave de la responsabilidad. De nosotros y de nuestro comportamiento depende que evitemos volver a una situación dramática. No es difícil de entender, pero parece que para algunos es complicado de llevar a la práctica.

Tras realizarle unas fotografías, quisimos conocer también su opinión sobre el feminismo:

Hay que reivindicar los derechos de las mujeres –respondió sin dudar- y sobre todo exigir que seamos iguales que los hombres, ni más ni menos, ni mejores ni peores. No se trata de revanchas sino de exigir que ocupemos el lugar que nos corresponde. No se entiende que la mitad de la población tenga menos derechos simplemente por haber nacido con un cuerpo distinto. Hemos conseguido muchas cosas en poco tiempo, pero nos queda mucho, muchísimo por hacer. Y tenemos que hacerlo con la colaboración de los hombres.

¿Qué crees que todavía es una asignatura pendiente (o en plural) como derecho inherente a las mujeres?

Sencillamente que no se tenga en cuenta que somos mujeres. Parece una tontería, pero ¡cuántas decisiones se toman en función del género! Los comportamientos machistas están muy extendidos y normalizados, tanto que muchas veces los hombres no son conscientes de que los practican y las mujeres de que los sufren. Pero están ahí.

¿Algún nuevo libro en tus proyectos inmediatos o mediatos?

Pues mira. Me acabas de recordar que tenía algo entre manos… -nos dijo sonriente y agregó- Esta pandemia nos ha obligado a aparcar muchos planes que habrá que ir retomando poco a poco. Y sí… algo tengo ahí pendiente. Tiempo al tiempo…

Tu libro sobre Eva Duarte de Perón, ha sido un éxito y –creemos- ha superado una cuarta edición… Evita era ‘lo más’ para los ‘descamisados’ como así llamaban a los peronistas pero, ¿no tienes dudas acerca de su bondad social? Muchos la señalan como un ‘invento’ de Perón para ganarse a las masas, gracias a sus dotes de actriz que es lo que antes fue…

El carisma se tiene o no se tiene, por mucho que otros se empeñen en convertirte en una líder. Perón se benefició de la capacidad innata que tenía Evita para conectar con el pueblo y arrastrar a las masas. Como actriz nunca destacó, pero como política dominaba a la perfección la puesta en escena. La modulación de su voz, el movimiento de sus manos, las pausas, los mensajes directos y fáciles con los que era capaz de llegar al pueblo, la capacidad para decir lo que la gente quería escuchar…Tenía un dominio absoluto de la comunicación verbal y no verbal que sorprendía aún más al ser mujer, dado que en aquella época ellas nunca figuraban. Supo explotar muy bien sus cualidades y su marido supo beneficiarse de ellas.

¿Crees que ‘una’ Evita encajaría aquí en España y que un partido político, por fin, vuelva a tener mayoría para gobernar?

Me siento incapaz de hacer un pronóstico. No me atrevo a descartar nada. Cada día es un mundo en política. Es imposible saber qué puede pasar. No hay que descartar que aparezca una Evita, ni que se vuelva al bipartidismo. Ya te digo que puede pasar cualquier cosa.

Se nos olvidaba preguntarte sobre María Estela Martínez de Perón –‘Isabelita’-:

¿Crees que tuvo su mérito o fue una burda imitación de Evita?

Estaba obsesionada con Evita. Era su referente. Envidiaba su carisma y su capacidad para ser el centro de atención. Se fijó como objetivo conseguir lo que la anterior mujer de Perón no consiguió, ser vicepresidenta de Argentina, y finalmente llegó incluso a dirigir el país tras la muerte de su marido. Evita no pudo cumplir su sueño político por culpa de los miedos y los recelos de Perón y a causa también de su muerte prematura. Isabelita es también un personaje fascinante que ha marcado parte de la historia de Argentina.

¿Piensas que existe en España alguna mujer –política- que podría postularse como candidata a la presidencia en futuras elecciones?

¡Por supuesto! Y creo sinceramente que hay muchas mujeres que son mejores candidatas que sus jefes. Se me ocurren varios nombres en todos los partidos políticos. Tienen que dar un paso adelante, y que los ciudadanos les den su apoyo.

Ángeles Blanco, dueña de un perfil profesional (y humano: a ‘la vista’ está), que tanta falta hace en la televisión del siglo XXI.

                                                                              ©Julio Bonamino

                                                                      fotos©Liliana Cozzi/Bayres/ALGENTE                                                                                (y álbum personal de Ángeles