lunes, abril 22, 2024
PersonajesPortada

ANA BELÉN Y VÍCTOR MANUEL: “45 AÑOS JUNTOS”

Gran verdad la del periodista Miguel Ángel Villena cuando en su libro “Ana Belén: desde mi libertad” escribe que “Ana es de las pocas artistas a través de las que se puede recorrer capítulos de la historia de este país” y –decimos nosotros-, sobre todo sin peder una exquisita coherencia en todos los ideales sociales-humanos que la artista comparte con quien este verano cumple nada más y nada menos que ¡45 años de feliz convivencia!

Verles, posando para las fotos, es apreciar sin guiones ni falsas posturas lo que comparten más allá de un abrazo y de una sonrisa Ana Belén y Víctor Manuel.

Él, como compositor y poeta, es más dado a “desgranar” en sus creaciones algunos de esos sentimientos que siguen dando la vuelta al mundo saltando de pentagrama en pentagrama y ella –directa y valiente – no olvida (y menos al haber sumado 45 veranos) lo que le dijo a su biógrafo y lo que ha comentado por las Américas, en la radio y en entrevistas personalísimas sobre cómo comenzó su historia de amor con Víctor:

“Me declaré y conociéndome creo que le dije algo así como: ‘me gustas mucho’”.

Así de sincera y ocurrente…

En la época y para hablar de su “boda”, varios semanarios (como recordamos en imágenes) publicaron a la pareja vestidos convencionalmente de novios “al uso”.

Sin embargo, Ana no ha dejado de comentar: 

“Sacaron -como si fuera de nuestra boda- una foto de la película ‘Morbo’, de Gonzalo Suárez…En aquella época todo era muy diferente; ahora una pareja comienza una vida y nadie dirá nada pero, entonces…”

Hablamos del año 1972, cuando Ana y Víctor se casaron en Gibraltar, sin estridencias, sin “bombos ni platillos”.

Confiesan que de aquel “convite” entre comillas no existen instantáneas apenas ya que “acaso pudimos captar alguna que otra foto que salió oscura por falta de flash”.

Sin embargo las revistas “vendieron” aquella boda como otro tipo de casorio basándose en las instantáneas de aquella película…

Sobre la decisión que formalizaron pisando el peñón, Víctor dijo, entre otras cosas:

“El porcentaje de parejas que viven juntos sin ninguna intención de casarse es una brutalidad (…) Por aquellos años te mandaban al cura que te bautizó para que te intentara convencer de lo contrario.”

Y Ana comentaba públicamente que la intención de los dos “era ir a vivir juntos y listo… Pero nuestras familias no lo entenderían de ese modo, por eso  lo hicimos así, para ahorrarles el disgusto y pudieran ver al menos un papel que, aunque estaba en inglés, tenía una firma”.

Al cumplir doce años de casados –hace ya 33 años-, Ana Belén y Víctor Manuel posaron y eran entrevistados en la capital Argentina por nuestros compañeros que hoy dirigen ALGENTE.

Tras elevar sus copas, le preguntaban:

¿Está bien que digamos “primeros 12 años de amor”?

Al menos así lo deseamos ya que como pareja estable que somos, con 12 años a nuestras espaldas, es posible que hayamos superado ya esas etapas de crisis ó algunas dificultades que suelen mediar en las parejas”.

Sobre cómo se consigue compartir tantos años juntos, en la vida cotidiana y en los escenarios, Víctor asegura que, de antemano, “es complicado dar recetas… Nos conocimos muy jóvenes. Hemos caminado en paralelo. Descubriendo y apreciando las mismas cosas pero eso sí, manteniendo cada uno su espacio siempre, la libertad que tiene que tener cada uno a lo largo del día.

Y con irónica perogrullada, agregó ocurrente:

Y además de eso… supongo que hay que quererse.

Ana Belén por su parte, puntualizó, textual:

Y una determinada manera de ver la sociedad, de enfrentar el momento que vivimos… También con respecto a la profesión, una forma de entenderla.

Sobre qué les define a los dos, no dudó en afirmar:

Si algo nos define es el compromiso. Frente a la profesión, a lo político, a la vida. Somos gente profundamente comprometida con nuestro tiempo…

Y agregó:

La vida es lo suficientemente importante como para no ir con los ojos cerrados.

Víctor, al hablar sobre una de las principales virtudes de su compañera, es contundente en su respuesta:

Es muy clara. Muy transparente. Se le notan fácilmente los malos y buenos humores. Eso se agradece mucho.

Ana por su parte, sobre Víctor, comentó:

…Es muy tímido, pausado y relajado y ahí surge un equilibrio conmigo. Nos conocimos en un tiempo de prohibiciones y censura y hubo ese equilibrio: por momentos yo llevaba el peso, por otros él, y a veces los dos juntos (…) Víctor es muy generoso… Se alegra más cuando a mí me pasa algo positivo que de lo bueno que le pase a él.

Se conocieron en el 71:

En La Coruña…-recuerda Víctor- Dio la casualidad de que nos contrataron  para protagonizar una película…

Ana  -lo que hay que agradecer- amplía datos sobre aquellos días…

Nos presentaron en el hotel (…) Me cayó muy bien (…) Quedamos en vernos acompañados por unos amigos  en una discoteca pero, recuerdo que no me hizo mucho caso porque, como después me enteraría, él tenía novia pero a mí no me importó. Pero me invitó a que fuera a verle en unos conciertos que tendría en Madrid. En ese momento me dije que me gustaría conocerlo un poco más. Luego me confesó que yo le daba un poco de miedo, por eso de ser actriz muy seria. No volvimos a separarnos. No sé qué pasó con la novia. No me quise ni enterar.

Víctor Manuel y Ana Belén se muestran siempre joviales aunque, como todos, cada año tengan que soplar una nueva vela de existencia.

Él cumple años el próximo mes y ella los cumplió el mes pasado pero aunque pasen los veranos, se renuevan cada día y –no hay más que verles, solos, juntos o de gira al lado de Serrat y de Miguel Ríos- se les ve llenos de ilusiones.

Compartir durante tantos años diferentes escenarios –los artísticos y los cotidianos- les ha hecho “grandes”, por eso triunfan allá donde vayan…

¡¡45 años juntos!! 45 años de “compartirlo todo”, fieles a un estilo, a una creatividad, a una filosofía de vida…

                                    

©Bayres/ALGENTE Fotos©Paco Navarro/familiares/L.Cozzi/archivo