RUPHERT 121

Hoy quiero hablar de Santa Casilda, hija del Sultán de Toledo en el siglo X. Fue muy sorprendente que la hiciesen Santa católica siendo hija de un sultán, pero hizo tantos milagros, que era lo que correspondía. Fue tan importante que la han pintado todos los grandes pintores. Su día es el 9 de abril y se la venera muchísimo especialmente en La Mancha.

El 27, es Nuestra Señora de Montserrat, la Moreneta de la Sierra, Patrona de toda Cataluña. En mi casa tengo una imagen grande de ella. Los milagros más grandes del mundo están allí en Montserrat. Yo pido y deseo desde esta columna, que la Virgen de Montserrat aclare la mente a todos los catalanes para que estén felices y para que estemos todos unidos.

Otra cosa: estoy disfrutando de nuevos éxitos  porque le hice una permanente de los años 30 a la nieta de la Duquesa de Alba, Brianda Fitz-James Stuart. Esta permanente la hago yo desde hace muchísimos años y es parecida al pelo frito pero sin freírlo. Han salido fotos de ella tan guapa, que me han llamado de las peluquerías de París y Londres pidiéndome que vaya allí un día o dos al mes para hacer este tipo de permanente. Sólo yo puedo hacerla en el mundo porque se realiza con aparatos de los años 30 que tenía mi familia en Tomelloso, algo que ya no existe pero que yo he conservado desde que lo heredé… Así que si tengo que ir a Londres, París o incluso Nueva York con estos aparatos para realizar esta soberbia creatividad. Espero que las aduanas me lo dejen pasar…  Estoy muy feliz porque ella se ha convertido, en ese sentido, en la heredera de la duquesa… Yo peiné a su abuela unos años antes de morir y estaba fascinada porque decía que esto era lo que ella quería que le hubieran hecho siempre, un lucimiento que ahora tiene su nieta.

Por otro, lado estoy algo triste pues, tras haberme ofrecido programas de televisión en Argentina y Nueva York, me han hecho –por fin- una oferta en España, pero que he tenido que rechazar. Me han ofrecido hacer “El Show de Rupert”, como hacía en Buenos Aires con Nelly Raymond en el canal 13… Querían hacer de mi peluquería un show, una vez a la semana, tipo Arguiñano, pero de peluquería; lo que pasa es que, tras un mes de negociaciones, me entró una paranoia de repente, me fui al Sacre Care de Paris a meditar muy bien mi decisión y, después de pedir consejo y de poner un montón de velas durante tres días, decidí que no lo quería hacer. ¿Por qué? Pues porque yo tengo la idea de hacer un programa mío (que ya os lo contaré para no adelantar), pero de otra forma. Lo querría hacer  pero muy bien, no  lo que me proponen que es yo vaya entrevistando al mismo tiempo que voy peinando a los invitados pero ciñéndome a un guión, siguiendo las indicaciones de dirección, sin libertad… ¡Y eso es lo que no me gusta! Nelly Raymond, verdadera estrella de la televisión rioplatense, siempre decía: ‘A Ruphert hay que dejarle sólo con cuatro cámaras, nada más, no le deis guión porque lo fastidiamos”. Eso es lo que escuché desde los 17 años que trabajé con ella, durante 7 años, una hora diaria. Lo que quiero es que me dejen a mi aire, no puedo seguir las directrices por el pinganillo. Me duele decir que no a una oferta como esta pero yo soy muy liberal, sólo soy de Dios y de los Santos. Más sentimientos a flor de piel: lloré mucho con la serie de Versace. Me da mucha pena porque pasé mucho tiempo con Federico Fellini y gracias a él conocí a Versace, eran grandes amigos y una persona divina. Federico decía que nos parecíamos mucho y es que éramos del mismo signo; comprendo que Donatella esté tan triste, porque es una serie muy difícil de hacer sobre un genio.

Nada más. Mis mejores sentimientos para todos…