PIPI ESTRADA El Valencia goza de una excelente salud

En  este nuevo encuentro con la cantidad de lectores que me siguen, que nos siguen en ALGENTE, quiero detenerme en El Valencia…

Un Valencia que en pocas palabras: ¡Vuelve a ilusionar a sus aficionados tras una larga travesía de malos resultados y de una pésima gestión institucional!

 Desde Singapur, su dueño, se ha dado cuenta de que si hacen las cosas sobre una base lógica es más fácil conseguir los objetivos.

Por ejemplo, el fichaje de Mateo Alemany, un gestor con experiencia en los despachos y de Marcelino para el banquillo, ha sido el bálsamo para recuperar a un gran club.

Y en que hablamos de una Institución que cuenta con una afición que vive con pasión e historia – ¡¡mucha historia!!- lo que significa su equipo de fútbol para una ciudad como Valencia.

Por eso digo que por fin el conjunto “Che” ha acertado con la dirección y vuelve a ilusionar a todos. Ahora hay un proyecto que tiene base y mimbres y el equipo es segundo en la tabla sin conocer la derrota en la Liga.

Como decía, Peter Lim, por fin, se ha dado cuenta de que un club de fútbol es una empresa diferente a las demás, que depende de los goles y de los rivales, pero sobre todo del sentimiento de su gente.

Resultado: La afición de Mestalla vuelve a sonreír y a olvidarse de ese grito de “Vete ya”…

Ahora todos están con un solo grito y esta vez, merecidamente y lleno de emoción, es el de siempre: ¡Valencia somos todos!