Maradona: “Loco por su ‘muñequita’ Dalma”

Tal como decíamos en un titular de una de las revistas más vendidas de los 80-90, Maradona está “Loco por su ‘muñequita’ Dalma”.

Y hoy, tantos años después, está igual de ilusionado por la boda de aquella hija nacida un 2 de abril, fruto de una larga y amorosa relación con Claudia Villafañe, su primer amor, su primera novia  “del barrio” que, con el paso de los años, protagonizaría con el futbolista –lamentablemente- una de las más sonadas y mediáticas separaciones.

Estos días, su querida hija Dalma (actriz y conductora de televisión) se casa con el economista y exrugbier Andrés Caldarelli pero, la que sin duda será (o ya casi es, al cierre de esta edición) una de las bodas con más tronío de los últimos tiempos en Argentina, promete estar acompañada de varios interrogantes relacionados con la presencia o no del astro argentino en el festejo.

Primero digamos que el casorio será en la localidad bonaerense de Pilar y que no se permitirán los móviles, por lo que habrá un detector de metales para que no se filtre ninguna fotografía.

La novia, fotogénica, radiante y centro de todas las miradas, lucirá un vestido de Gustavo Cadile, que ha vestido a famosas como Catherine Zeta-Jones  y Jennifer López pero, como decíamos:

¡Hasta último momento no se sabe si por fin Maradona asistirá o no!

Veamos: su actual mujer Rocío Oliva no se encuentra en la lista de exclusivos invitados ya que, al parecer, su relación con las hijas de Diego y Claudia, no es del todo buena.

Para más inri, la encargada del evento es, precisamente, la madre de la novia…

El propio Maradona según ha trascendido, declaró al periódico argentino “Diario Popular” en Dubái que “mi mujer es Rocío y si ella no está invitada, yo no voy”…

Y subrayó: “Para mí es muy doloroso. A  mi hija Dalma la llevo tatuada en mi piel porque la amo, como a Giannina y a todos mis hijos… Me duele en el alma tener que tomar esta decisión, pero no queda otra”.

Con o sin Maradona en la boda estas comillas han hecho disparar la trascendencia mediática de un acontecimiento que trae y, lógicamente –como casi todo lo que tiene patente de Maradona- traerá cola…

En aquella exclusiva que hoy forma parte de este “Túnel del Tiempo”, retratábamos a “el Pelusa” levantando en brazos, recién nacida, a su adorada Dalma.

En aquel entonces, tras renovar por cinco años su contrato con el Nápoles, nos decía:

“Ahora iremos a por el varoncito al que llamaremos Sebastián…”.

Diego y Claudia volvieron a ser padres pero de Gianinna que al igual que Dalma, adora a su padre. Un padre que, como es natural, dentro o fuera de la boda, con su sola presencia o ausencia, robará protagonismo a Dalma Maradona Villafañe que está viviendo los años más felices de su vida.

Ojalá que la novia no se prive de la presencia de su querido padre, ni que su padre se pierda ese momento único, que no podrá recuperar con ningún “Túnel del Tiempo”.

 

 

                                                                                               ©Bayres/ALGENTE

                                                                                       Fotos©Liliana Cozzi/Archivo