EL REMATE: El fútbol desde otro ángulo.

ESTE MES: DAVID DE EGEA, PELÉ Y SAMPAOLI.

 

DE GEA, GRAN PORTERO, GRAN PERSONA… 

El debut en Primera División de David De Gea se produjo hace tan sólo siete años y a sus 26 (nació en noviembre de 1990) ya es uno de los porteros más cotizados del concierto futbolístico mundial.

Los “dimes y diretes” sobre su probable “aterrizaje” en el Madrid siguen alimentando esa posibilidad que indudablemente provocarían la felicidad de todo el madridismo, comenzando por la cantante Edurne, su novia, que así tendría mucho más cerca a su querido David sin tener que soportar, como ahora, esos encuentros de “ida y vuelta” mirando constantemente la agenda para no coincidir con partidos de él ni galas de ella.

El Manchester United lo acapara pero él tiene la ilusión “a flor de piel” cuando piensa en el Madrid y en el Santiago Bernabéu…

Como todos sabemos su formación futbolística comenzó en las categorías inferiores del Atlético de Madrid debutando, como decíamos, en 2009 ganando un año después la Liga Europea y la Supercopa de Europa.

En junio de 2011, se convirtió en el traspaso más caro de un portero en la Premier League, al fichar por el Manchester United que pagó al Atlético de Madrid una abultada cifra que hoy día se queda en mera anécdota al pensar en lo que estarían dispuestos en el Club merengue a desembolsar por este porterazo que, ya en el equipo inglés, celebró la obtención del campeonato de la Community Shield el mismo año de su fichaje y, dos años más tarde, la Premier League.

La selección española con la que debutó en el Mundial de Brasil seguramente le deparará –así lo deseamos todos- futuras satisfacciones.

Nacido en Madrid, cada vez que puede, David De Gea regresa a su pago toledano  donde se crió y donde comenzó, con 9 años, a dar sus primeros pasos futbolísticos en la Escuela de Casarrubuelos  hasta que, después de seguir aprendiendo en otras porterías cercanas, con 13, fue llamado por el Atlético de Madrid y apenas tres años después,  convocado  para jugar con la selección española sub-16. A los 19 jugaría su primer partido en Primera División.

Cuando por fin debutó en el Estadio Vicente Calderón lo hizo deteniendo un penalti gracias a lo cual se ganó la ovación de la grada. Y justamente, el broche de oro de aquella primera temporada en Primera División, fue el ser distinguido como Jugador Revelación.

La temporada siguiente -como perfectamente recordarán los colchoneros, verano 2010-,  el Atlético se enfrentó a el Inter de Milán en la final de la  Supercopa de Europa, partido en el que nuevamente atajó un penalti chutado por Diego Milito en los últimos minutos del partido, proclamándose campeón.

De Gea es un gran portero –quién podría dudarlo- y según sus amistades y la gente que le trata de “tú a tú,” es una gran persona por cómo se comporta con todo el mundo en su “día a día” dueño de una categoría humana que, cada vez que puede, la pone de manifiesto con gestos solidarios, altruistas que no siempre trascienden por lo reservado que suele ser en este tipo de circunstancias.

Serio, disciplinado, constante, sencillo y por sobre todas las cosas, como decimos, solidario, a De Gea le encanta la música, no es nada amante de las redes sociales pero sí –y mucho- de su privacidad y de disfrutar con su gente, con su familia, de esas horas de descanso en torno, por ejemplo, a su platillo predilecto, un sencillo y casero menú que le “chifla”: las albóndigas.

 

“ASÍ ERA YO” 

El álbum de… 
PELÉ ..¡IRREPETIBLE!

Tener el privilegio de recorrer la barriada de la ciudad de Tres Corazones en el estado brasilero de Minas Gerais donde “todo el mundo” admira al irrepetible Pelé, es algo que hay que agradecerle al destino.

Es la ciudad donde un 23 de octubre de 1940 nació Edson Arantes do Nascimento y donde se venera a este astro mundial del fútbol, pero no solamente por lo que ha dado con su habilidad en los campos de fútbol, sino por una vida volcada a la solidaridad y a la ayuda a quienes más lo necesitan.

Conociendo otras estrellas -en activo ó retiradas- y cómo se comportan, esta característica de Pelé (a la hora de compararla con otros perfiles mediáticos donde la soberbia y la petulancia se llevan la palma) es algo que tiene que ser aplaudido como lo ha hecho y lo hace todo aquel que sabe de “las andanzas” altruistas de O’Rey.

Las “otras andanzas”, las futbolísticas, le han llevado a ser no sólo el máximo goleador del Santos F.C.  (en el que permaneció casi dos décadas) y la Selección Nacional de Brasil, sino que además, es el máximo goleador de todos los tiempos en la historia de este deporte: 1283 goles en 1366 partidos.

Fue, a los 16, cuando empezó su carrera profesional y un año más tarde –en 1958- con flamantes 17 años ya ganó su primera Copa Mundial para Brasil.

Recordemos que en el 62 y en el 70 volvió a ganar otras dos Copas del Mundo convirtiéndose en el único que ostenta tres trofeos Jules Rimet.

En el 74 salió de su semi-retiro jugando durante dos temporadas en el Cosmos de Nueva York, retirándose el 1 de octubre de 1977 y alzando la voz, en esa emotiva despedida, para que la humanidad tuviera siempre en cuenta a la juventud y a los niños. No en vano en sus redes sociales personales posa cada vez que puede con jóvenes mientras escribe que “las dos cosas que más me gustan en esta vida es ir a pescar y estar con los niños.”

Nombrado una de las personas más importantes del siglo veinte  y “Jugador de fútbol del siglo” (FIFA), Pelé ha venido manteniendo su compromiso  no sólo con el deporte sino con la sociedad dentro de la cual se manifiesta como un verdadero filántropo.

Como bien dicen quienes han seguido de cerca la vida de este gran ser humano:

“Pelé, a lo largo de su vida, se ha volcado hacia los temas que promueven la igualdad y a darle merecidas oportunidades a los menos favorecidos”. Porque  “el fútbol es el juego del mundo, y a través de su popularidad, Pelé ha pujado por unir a todos en la búsqueda de un mundo mejor apostando por un legado duradero que deje su huella e influencia en las generaciones futuras”.

Barrios marginales, asociaciones de todo tipo, la existencia de algún hospital modélico de investigación en beneficio de la salud de los niños, infinidad de iniciativas solidarias y un etcétera difícil de resumir, señalan a este fenómeno del fútbol, como un fenómeno también de amor al prójimo y de solidaridad total.

Con sólo observar algunas de las fotografías de su álbum familiar y profesional vemos con qué sonrisa afronta la vida.

Sólo decirles a quienes no recuerden sus proezas futbolísticas, que lo hagan buscando imágenes y grabaciones de sus jugadas antológicas.

Y quienes no sepan de sus otras proezas, las sociales en beneficio del prójimo, que hagan lo mismo: que indaguen y verán por qué decimos que Edson Arantes do Nascimento ha sido y es irrepetible.

Quienes le hemos visto “en acción” en todos los sentidos, le damos las “gracias” por predicar con el ejemplo, algo que tanta falta le hace a la sociedad…

                                      

©EL REMATE

FOTOS© Álbum familiar Pelé

                                                 


Sonrisas y lágrimas de…
JORGE LUIS SAMPAOLI

El pasado 13 de marzo Don Sampa –uno de los apodos que se le conocen- cumplió 57 años y, seguramente, después de todo lo que ha venido consiguiendo al frente del Sevilla Fútbol Club, habrá sido un cumpleaños con el regalo más amargo –por un miserable gol- que significó tener que abandonar todas sus ilusiones cara a la Champions.

Su Presidente ha dicho que no es un fracaso pero la frustración –de momento- nadie se la quita a este exigente mister que vive entregado a lo que se propone…

En la provincia de Santa Fe , Argentina, quienes le han seguido, quienes le conocen, sus familiares y amigos que por razones del destino “quedaron atrás”, sufrieron ese “chau a la Champions” que por más que “digan lo que digan” a hecho tanta pupa

Al transcurrir los partidos y viéndole cómo él “va y viene” en los pocos metros cuadrados que pertenecen al costado del campo, habría que decir que, seguramente, habrá caminado hasta el presente parecidos kilómetros a los que tiene su ciudad natal, Casilda que, en la distancia, comparte su rabia y sus lágrimas al no poder seguir dando la guerra en Europa.

En estas páginas seguramente podríamos haber incluido también, por ejemplo, a Casillas, que a pesar de sus últimas muecas de  renovadas sonrisas, se marchó muy triste del Real Madrid o a Pep Guardiola –quién lo diría- que según tantísimos tertulianos de radio y televisión, ha fracasado, primero en el Bayer y recientemente en el Manchester City y, por qué no, al mismísimo Mou, a quien como saben todos los amantes del fútbol, su propia grada le dedicó –en miles de gargantas- el nombre de Judas.

Pero no, hoy hablamos de este entregado profesional que debutó como entrenador en su pueblo allá por el 96 y que fue jugador (carrilero) hasta 1980.

Después comenzaría a forjarse una serie de ilusiones que, como decimos, ha visto esfumarse de un destino que, cuando soñaba con convertirse en lo que es, jamás habrá pensado que incluiría pisar con más de un pie los campos de una Champions que no podrá ser.

Su respeto como mister se consolidó internacionalmente con éxitos como los que protagonizó con el Club Sport Emelec al conseguir ser el Mejor equipo del mes del mundo y con el club Universidad de Chile con el que obtuvo cuatro títulos consecutivos.

Además de ser campeón de la Copa América y el primer director técnico de la historia de la selección chilena en levantar un trofeo oficial.

En fin, una brillante carrera que –volviendo a su “ir y venir” nerviosamente al costado del campo, ha sumado tantos kilómetros de  pasión que no es justo que todas sus sonrisas se hayan convertido en ese momento de tristeza.

Pero no es el fin del mundo para Don Sampa ya que desde que inició su carrera en el equipo inferior del Newell’s Old Boys (en Rosario, la misma ciudad donde nació Messi) hasta ahora, ha conseguido hacerse con un nombre que sólo inspira respeto y que, como tal, no sería de extrañar que en cualquier momento pudiera dar un “campanazo” dentro de ese interrumpido destino de éxitos al pasar a ocupar un banquillo anhelado por muchos.

Aunque se habla de otros candidatos, vamos a decirlo porque nunca se sabe: Santa Fe, Rosario, asados criollos, mate…Quién sabe las vueltas de ese mismo destino…

No en vano, además de sabiduría futbolera (en su ciudad, otro de los apodos por los que se le conocía, era “El sabio de Casilda”), para sentarse en determinados banquillos hace falta una personalidad muy definida y sino leamos su “hoja de ruta” como entrenador donde se destaca que “cuando dirigía al Club Atlético Belgrano de Arequito, de la Liga de su Ciudad, al prohibírsele –por sanción- la entrada a un partido, se subió a un árbol para seguir la contienda y desde allí gritar las instrucciones.”

También estuvo en Perú y en Ecuador –como decíamos en el Sport Emelec– pero sin duda donde más satisfacciones obtuvo fue en Chile desde donde llegó al Sevilla el pasado verano…

¿Qué le deparará a partir de ahora su destino?

¿Cambiará su rumbo a partir de la reciente frustración Champions?

¿Seguirá “pateando” kilómetros cargados de nervios en algún otro club?

¿Tendrá que ver algún “che pibe” y alguna que otra parrillada en futuras decisiones?

Nunca se sabe…

 

Sintonizando “El Transistor”
LAS MEJORES ENTREVISTAS DE JOSÉ RAMÓN   

En las últimas semanas, durante los últimos días y desde nuestro último encuentro, José Ramón de la Morena llevó hasta sus micrófonos de “El Transistor” en Onda Cero a cantidad de estrellas del mundo del deporte en general y del fútbol en particular.

Así, la increíble audiencia que le sigue noche a noche, pudo adentrarse en cantidad de reflexiones, respuestas y titulares encomillados, por ejemplo, de Sergio Ramos, Nadal, Lopetegui, Jordi Cruyff y un larguísimo etcétera.

En esta nueva cita con “lo mejor” de este reconocido profesional de las ondas y con todo respeto a los demás logros, nos quedamos con la entrevista que, desde el Vicente Calderón, le realizó al mister del Atlético de Madrid ya que, como decimos siempre: por esa forma natural y cercana que De la Morena tiene de entrevistar, el Cholo dijo cosas interesantísimas como que siente dolor cada vez que escucha el himno de la Champions “pero eso nos da fuerzas –aseguró convencido para seguir intentándolo”.

Y poco a poco, entregándose al periodista, dijo también cómo vivió los duros momentos personales y profesionales después de perder la final de la Champions League en Milán, aunque consideró que la grandeza de su equipo está en “haber sabido levantarse”, ya que “cualquier otro equipo se habría caído tras perder esas dos finales”.

Por ello, encara con optimismo el final de la temporada más complicada que ha tenido como técnico rojiblanco.

Volviendo al recuerdo del Milán, expresó Simeone con todo sentimiento que “fue muy duro pasar por delante de todos los aficionados del Real Madrid que festejaban el triunfo con mucho respeto, todo hay que decirlo (…) Supe que esta temporada iba a ser muy difícil y por eso me salió ese “’quiero pensar” (…) Al llegar a Madrid tras la final sentía un profundo dolor y tenía muchas ganas de irme lejos. También, fue muy duro ver llorar a mis hijos por segunda vez en dos años”.

El entrenador argentino no se conforma con los éxitos vividos hasta la fecha por eso agregó que tiene “un desafío por delante que cada día es más emocionante”.

Sobre su relación con Fernando Torres no pudo ser más sincero al decir literalmente:

“Yo fui el que volví a traer a Fernando Torres a este Atlético porque necesitábamos sus condiciones futbolísticas” y sobre el polémico momento ante el Leverkusen en el que no le sacó al campo después de tenerle casi toda una parte calentando, dijo: “Entiendo que pueda enfadar, pero no voy a hacer algo por contentar que no vea que tengo que hacerlo”. Aunque, asimismo, dejó claro que “Fernando es un símbolo y un ídolo del club y siempre lo va a ser porque se lo ha ganado”.

En la magnífica entrevista con  De la Morena, Diego Pablo Simeone reconoció que para él, ser entrenador “es algo que me hace trabajar las 24 horas del día (…) Si estoy en el cine y me viene una idea de cómo atacar o defender, la apunto y busco la forma de decírsela a los chicos (…) Llego a casa con mucha adrenalina y me cuesta mucho dormir (…) Mi humor depende mucho de los resultados. Me enfado cuando pierden y estoy muy contento cuando ganan”.

Entre otros temas  siguió con sus confesiones a José Ramón entre las que incluyó descartar la posibilidad de dirigir algún día al Real Madrid. Tal es así que subrayó:

 “Ni me llamarán ni yo iré a allí por una cuestión de sentimientos”. Sin embargo, no cierra la puerta a entrenar en el futuro a algún otro equipo español. También, mostró su disposición para poder dirigir algún día a la selección argentina, aunque cree que para ello “todavía tengo que mejorar mucho como entrenador”, matizó con humildad…

Sobre un tema muy puntual que requiere absoluta transparencia en lo que se exprese como es cuál es el mejor momento para abandonar un equipo, dijo que “la mayor virtud que puede tener un profesional es entender el momento en que te tienes que ir de un club”.

Y en ese sentido puso su propio ejemplo de futbolista que un día tocó la puerta de Miguel Ángel Gil Marín para decirle que se tenía que ir.

Lo recordó de esta manera como colofón a una brillante entrevista en “El Transistor” con José Ramón de la Morena:

“En ese momento tenía 34 años y yo veía que en el Atlético ya no jugaba. Había sido suplente y venía en traje y con jerarquía al vestuario porque seguía siendo el Cholo, pero pronto me dí cuenta que me tenía que ir”.

El Cholo Simeone y José Ramón en los micrófonos de Onda Cero: una entrevista para enmarcar…