CRISTINA Y MARISA DE FIRST DATE ¡VAYA PAR DE GEMELAS!

Nacieron con una diferencia de cuarto de hora pero desde que están en este mundo, Cristina y Marisa, prácticamente no se han separado.

Nos reciben en plan veraniego con una amplia sonrisa…

El pasado 21 de junio cumplisteis 40 años ¡¡y siempre juntas!!

¿Os divertís, la una con la otra…Os lleváis bien?

La verdad es que, a pesar de haber trabajado en alguna ocasión separadas, la mayoría de las veces hemos trabajado juntas y llevamos una vida muy similar. Es un gran apoyo tener a una hermana que comparta los mismos sueños…Al trabajar tanto tiempo juntas, tenemos nuestras diferencias, pero para mi ella –nos dice Marisa- es mi gran apoyo y mi gran amiga.

Cristina agregó:

Sí, por supuesto que nos divertimos juntas y lo de llevarnos bien…bueno ¡A ratos…!

Desbordan alegría y buen humor estas dos hermanas que, aunque son actrices de largo recorrido, ha sido desde su partiipación en “First Dates”  cuando han conseguido popularidad.

Indudablemente están encantadas de trabajar en un programa comandado por Carlos Sobera al que admiran, como profesional y como persona…

¿Es cierto que el buen humor que irradia Sobera es muy importante para que todo salga rodado en este programa de tanto éxito?

¡Por supuesto! Carlos es mi gran descubrimiento como persona –asegura Marisa-, porque como profesional, ya lo conocía y me parece un crack, pero trabajar con él es maravilloso. Siempre está de buen humor, es muy divertido, muy cariñoso y en momentos de bajón nos abraza y nos da besos como si fuera nuestro padre. Ojalá sigamos trabajando mucho tiempo juntos, es genial y le adoro.

Para Cristina “no cabe duda,  por supuesto. Eso hace que, tanto a mi hermana como a mí, nos dé más vidilla, nos despierta el buen humor…Nos da cancha”.

Vosotras tenéis un pasado artístico como actrices y Carlos, ahora, cuenta con teatro propio.

¿No existe alguna ilusión en ese sentido? ¿Qué os contrate para trabajar en algunas de las obras que estrene en su teatro?

Sí, la verdad es que Carlos nos ha ofrecido actuar en su teatro y estamos viendo la forma para poder hacerlo. El teatro es donde el artista se lo juega todo (…) Estamos deseando volver a las tablas de un escenario y si es de la mano de Carlos Sobera, sería otro sueño cumplido –recalcó Marisa mientras Cristina puntualizó:

Las ilusiones siempre están puestas, además, a Carlos le gustaría mucho que estuviéramos en el Reina Victoria, ya lo hemos hablado…

¿Qué aspiraciones tienen Cristina y Marisa como actrices?

¡Todas las aspiraciones! -aseguró Marisa-. Es mi medio de trabajo, pero también mi forma de vida, lo que me corre por las venas para seguir viviendo. Me gustaría mucho hacer cine y trabajar más en ficción. Pero me gusta todo el medio. Hemos presentado varios programas de televisión en cadenas autonómicas y me fascina: lo que quiero es seguir trabajando.

Cristina, igualmente nos dijo:

Como actriz yo tengo todas las aspiraciones del mundo. Me gusta mucho lo que hago, lo disfruto. Llevo muchos años dedicándome a esto. Me encantaría poder hacer cine o estar en alguna serie con el mismo, o más éxito, que el que estamos teniendo con First Dates. Siempre, gracias a  el espectador.

Sois gemelas en lo físico pero, en vuestra forma de ser ¿Tenéis similitudes o…?

Pensamos igual y tenemos los mismos valores, pero también nuestras diferencias, como personas individuales que somos. A veces nos sorprendemos pensando lo mismo en el mismo momento sin venir a cuento y algunas “rarezas” que observamos quizás por ser gemelas –dijo Marisa a lo que Cristina, subrayó:

En nuestra forma de ser somos parecidas, pero también bastante diferentes. Nos gustan las mismas cosas, comemos lo mismo…qué miedo… (ja-ja-ja), pero tenemos diferentes caracteres, nos complementamos, aunque también nos “sacamos de quicio”-aseguró mientras reía con ganas-.

Seguramente cuando vivisteis la época de estudiantes, la gente se preguntará si os habréis divertido en más de una ocasión “jugando” con vuestro parecido a la hora de pasar a la pizarra ya que, si una había estudiado y la otra, no…

Con igual humor Marisa contestó:

Eso es lo típico que piensa la gente, y tal vez otros gemelos sí lo hagan, pero nosotras siempre fuimos muy aplicadas y estudiosas y nunca hicimos intercambios de exámenes, porque nos gustaba sacarnos cada una lo nuestro. Sí que hemos jugado y lo seguimos haciendo ahora con nuestro parecido, y nos aprovechamos de ello…

Y algo más seria, agregó:

A veces, también nos perjudica, porque tener a alguien idéntico a tu lado, no es siempre tan divertido, tiene su parte buena pero también la mala. Es toda una forma de vida muy difícil…

A lo que Cristina, añadió:

En realidad éramos y somos bastante aplicadas y por sobre todas las cosas: somos muy responsables.

¿Alguna otra picardía –en ese sentido- siendo ya adolescentes?

¡Sí muchas!! Cris se sacó el carnet de conducir antes que yo –acotó Marisa irónicamente- y yo hacía prácticas con el suyo…No, cosas que se dicen pero que no se hacen, aunque sí hemos hecho “otras cosas” que tampoco sería serio comentarlas. Lo que sí puedo deciros lo  maravilloso que es tener el don de la “ubicuidad”, así podemos pasar la una por la otra para solucionar papeleos si la interesada no puede y más cosas que no vamos a desvelar aquí y ahora (ja-ja-ja).

Cristina se animó diciéndonos que “lo típico es ir a una cita haciéndote pasar por tu hermana…pero “Sin pena ni gloria”… hija, “mu soso tó”…

Con una sonora carcajada dio vuelta la página a “cantidad de anécdotas que nos reservamos para nuestras “memorias”.

¿Y qué va a pasar cuando el amor os separe?

Pues que seremos felices los cuatro. La verdad es que separarnos no es un gran problema y menos si fuera por amor. A veces también necesitamos un respiro la una de la otra.

A la ocurrencia de Marisa, Cristina, en plan filosófico aseguró:

El amor nunca querría eso…

¿Contáis con candidatos formales para pensar seriamente en el amor o una noche de estas, os veremos sentadas en “First Dates”, buscando pareja…?

Marisa, no dudó en su respuesta:

No, la verdad es que no tengo pareja aunque me gustaría. En mi vida no he tenido buen ojo para ello y empieza a darme miedo. Soy muy sensible e incapaz de hacer daño intencionadamente. Lo único que le pido al amor es que no me haga daño sabiendo que me lo está haciendo. No puedo comprender que si tú eliges a alguien para compartir tu vida, le trates mal o le faltes el respeto. Yo amo a la gente que me rodea y procuro que estén bien, disfruto intentando hacer la vida fácil a quien esté a mi lado; ya que somos libres para elegir a alguien, no concibo actuar de otro modo.

Cristina, siempre con una sonrisa, sólo nos dijo: ¡¡¡¡Candidatos siempre hay!!!!

¿Tenéis la idea de casaros, tener un hijo?

Me encantaría encontrar un buen compañero de viaje, una persona que me quiera, que me cuide, que me respete y a quien yo trataría de la misma forma. Alguien con quien pueda expresarme en mi máxima expresión, valga la redundancia, porque a día de hoy, aún no he tenido esa suerte que envidio sanamente de quien la tiene.

Casarme o no…no es lo que más me preocupa, soy muy cariñosa y tengo mucho amor para dar, sólo necesito encontrar a la persona que venga con las mismas intenciones… Si no es así: ¡¡ Chicos, absteneros.¡¡ Que no quiero sufrir más!!

Hijos… Me encantaría. Tener a mis “cachorritos” junto a su padre, lo que me colmaría de inmensa felicidad.

Tras la reflexión de Marisa, Cristina tampoco dudó en su respuesta, con la que apreciamos la diferencia que tienen a la hora de abordar determinados temas…

Lo de casarme…primero hay que encontrar al susodicho y lo de ser madre, hoy por hoy, no está en mis planes.

¿Qué tal se os dan las tareas de la casa? –preguntamos queriendo conocer un poco más en ese aspecto doméstico a estas dos hermanas que son pura simpatía. 

Marisa nos dijo:

Bien. Llevo viviendo independientemente 22 años y no me gusta vivir sin cuidar todos los detalles posibles. ¡Mi casa es toda blanca! Suelos, puertas, paredes, muebles… No hay casi cuadros… Disfruto mucho de ese, mi entorno más íntimo.

A Cristina le encanta “hacer las tareas de la casa y me entretiene cocinar, pero no soy una gran cocinera, aunque lo que hago… Se puede comer…A veces”.

¿Y tú, Marisa pasas por la cocina o ‘pasas’ de la cocina?

La verdad es que no es mi pasión y tampoco soy especialmente buena en ello. Cris cocina más que yo. Cuando estoy acompañada se me hace más llevadero y divertido, me doy cuenta que lo que me gusta más es la compañía y no la cocina.

¿Qué no soportas en un hombre, Cristina?

Que me mienta. Que sea rencoroso.

¿Y tú, Marisa?

En realidad lo que no soporto de un hombre es lo mismo que no soporto de una mujer. La ausencia de honestidad, la mentira, la falta de empatía, de tacto y de compasión. La gente sin principios y que sólo mira por su beneficio a costa de los demás. Tener una pareja sin valores es tener a un monstruo, a un desalmado a tu lado, ese es mi verdadero miedo.

Al preguntarles si perdonan una infidelidad, las dos fueron contundentes:

Ufff…, por lo pronto me reventarían el alma –expresó Marisa-. No puedo contestar un sí o un no, porque nunca he estado en esa situación. Preferiría no saberlo, si ha sido un error del que  verdaderamente está arrepentido. A no ser que fuera fácil enterarme y entonces preferiría que me lo dijera él. Hay diferentes tipos de infidelidades… Como yo no soy una persona que pueda vivir con rencor, seguramente lo perdonaría, pero muy diferente es si podría vivir con ello…Depende de cómo lo demostrara y  si mi corazón lo podría soportar.

Cristina puntualizó:

Pues depende de la situación y d el interés por solucionar las cosas con el otro, sin olvidar mi estado vital y mis circunstancias en ese momento…En fin, supongo que sí.

Recordamos con ellas que al cumplir los 18 se marcharon del pueblo para estudiar arte dramático, llegando a debutar en el Festival de Teatro Clásico de Mérida con “El sueño de una noche de verano”…

¿Satisfechas de lo conseguido hasta ahora o pensáis que la vida aún tiene que daros una definitiva oportunidad?

Marisa recuerda que “efectivamente, nos fuimos de Fregenal de la Sierra, Badajoz, a estudiar a la Escuela Superior de Sevilla. Cierto es que debutamos en dicho Festival y seguimos trabajando, pero no todo ha sido un camino de rosas. Soy Muy ambiciosa, laboralmente hablando, y creo que aún no he demostrado verdaderamente lo que puedo hacer. Necesito más oportunidades profesionales para poder demostrar que puedo hacer buenos trabajos ya que, a pesar de haber estado en grandes proyectos, siento que aún, sinceramente: estoy por descubrir y ansío el día que me llegue esa gran oportunidad”.

Cristina, en ese sentido se muestra “muy satisfecha con todo lo que he ido haciendo, los proyectos en los que he tenido la suerte de trabajar y aprender muchísimo, tanto del trabajo como de la vida. Eso no quiere decir que sea una inconformista y no pueda pensar que puedo hacer muchas cosas más.  Lo estoy deseando.”

Con el auge de las redes sociales que no pocas veces se convierten en un progreso de doble filo ¿No habéis tenido que soportar momentos incómodos?

Dinos Marisa:

Sí, pero esto ya me pasaba antes de estar en “First Dates”. Yo me tomo el momento para contestar a todo el mundo, pero no uso las redes para chatear, las uso de forma profesional y algunas veces tengo que bloquear a gente que no es respetuosa y me escribe obscenidades que no van en mi línea.

¿Y tú, Cristina?

Bueno, como en la vida… esto es otra forma de comunicación…

Marisa: ¿Qué virtudes destacas de Cristina?

Cristina es genial y no porque sea mi hermana, sino porque es una persona buena con todas sus letras. Tiene unos valores admirables, ayuda a todo el mundo, es simpática, divertida… Tiene todo lo bueno que me gustaría encontrar en los demás.

Y tú, Cristina ¿qué nos dices de las virtudes de Marisa?

Mi hermana tiene muchas virtudes, la más importante: es una buena persona.

A la hora de mencionar algún defecto ¿cuáles ves en Marisa?

Todos y ninguno… Bueno, a veces creo que es algo exigente conmigo (ja-ja). Quiere hacerme una mujer de provecho…

Y tú Marisa ¿qué defectos piensas que tiene Cristina?

Cristina tiene muchas virtudes y pocos defectos…La verdad, me cuesta pensar en uno importante… Es muy despistada y a veces me molesta, pero es maravillosa.

Marisa y Cristina; Cristina y Marisa Zapata…

¡Vaya par de gemelas!

                                                                                      ©Bayres/ALGENTE

                                                                              Fotos©Liliana Cozzi/Bayres/ALGENTE